Decenas de neozelandeses empezaron a entregar sus armas a cambio de dinero este sábado en una operación del gobierno suscitada por el atentado del pasado marzo contra mezquitas que dejó 51 muertos.

Se trata de una de las más de 250 operaciones de recolección previstas en todo el país. El gobierno, con el apoyo de partidos de oposición, adoptó rápidamente tras el ataque nuevas leyes sobre el control de armas.

Según el ministro de la Policía, Stuart Nash, el objetivo es "retirar de la circulación las armas más peligrosas".

Este sábado al menos 169 personas entregaron un total de 224 armas y 217 piezas y accesorios, que luego fueron destruidos en una prensa hidráulica.

Los propietarios recibieron más de 433.600 dólares neozelandess (unos 290.300 dólares).

Por su parte el responsable regional de la policía, Mike Johnson, dijo que 903 propietarios de armas de la región de Canterbury, donde está la ciudad de Christchurch, registraron 1.415 armas que serán entregadas.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Sus preguntas inspiran nuestros artículos

Sus preguntas inspiran nuestros artículos

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes