Navigation

Decenas de vuelos anulados en Bali a causa de un volcán

La erupción del volcán Agung, visto desde un templo balinés en Kubu, Indonesia, el 26 de noviembre de 2017 afp_tickers
Este contenido fue publicado el 26 noviembre 2017 - 11:41
(AFP)

Decenas de vuelos fueron cancelados en Bali, una isla de Indonesia muy turística, a causa del volcán Agung, que despide humo a miles de metros de altitud, anunciaron las autoridades este domingo.

Al menos 2.000 pasajeros se vieron afectados, incluyendo numerosos turistas australianos.

La última erupción del monte Agung se remonta a 1963. En aquella ocasión, el volcán expulsó ceniza hasta Yakarta, a unos 1.000 kilómetros de distancia.

Varias erupciones dejaron luego casi 1.600 muertos.

Este domingo, la humareda ascendía hasta 4.000 metros por encima de la cumbre del volcán y 28 vuelos con destino y procedentes del aeropuerto internacional de Denpasar fueron anulados, declaró Arie Ahsanurrohim, portavoz del aeropuerto.

El aeropuerto continúa abierto, no obstante, y corresponde a las compañías decidir si anulan o desvían sus vuelos, agregó.

"Intentamos que el aeropuerto sea lo más cómodo posible para los pasajeros afectados. De momento, hemos habilitado salas para que puedan desempacar su equipaje y puedan ver películas y así relajarse un poco", explicó.

"Estoy hundido. Tengo que ir a trabajar mañana. ¿Cómo haré para pagar mis facturas?", se preguntaba Jake Vidler, un turista de Sídney.

Cuando el volcán se despertó en septiembre, las autoridades decretaron la alerta máxima y 140.000 personas fueron evacuadas.

Un mes después, la situación se calmó y numerosos habitantes volvieron a sus casas.

Pero, el martes, el monte Agung volvió a rugir, obligando a 25.000 personas a refugiarse. Las autoridades instaron a la gente que vive en un radio de 7,5 kilómetros a irse, pero no decretaron el nivel de alerta máxima.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo