Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Pasajeros del metro de Londres observan la Torre Grenfell, calcinada tras el incendio que provocó 79 muertes, el 15 de junio de 2017

(afp_tickers)

La empresa estadounidense que fabrica el revestimiento al que se señala como culpable de la rápida propagación del incendio de la Torre Grenfell de Londres dejará de suministrarlo para edificios altos, anunció este lunes.

Arconic "detendrá en todo el mundo las ventas de Reynobond PE para uso en edificios altos", anunció en un comunicado, dos semanas después de la tragedia que dejó al menos 79 muertos en el bloque de viviendas sociales de Londres.

La noticia coincide con el anuncio de las autoridades británicas de que los revestimientos de los 60 edificios altos de viviendas públicas inspeccionados de urgencia son inflamables.

"Hubo un 100% de no aprobados", dijo a la AFP una portavoz del Departamento de Comunidades y Gobiernos Locales. El resultado no es una sorpresa, aseguró, porque las inspecciones "se centraron en los edificios de alto riesgo".

El Gobierno ordenó a las autoridades municipales inspeccionar todos sus bloques de viviendas después del incendio de la Torre Grenfell, que dejó 79 muertos la noche del 13 al 14 de junio y cuya rápida expansión se atribuyó al revestimiento inflamable, colocado en una renovación en 2016 como aislante y para embellecer el edificio.

"Todos los propietarios y servicios de bomberos y rescate de las autoridades locales fueron alertados de los resultados (de las pruebas) y estamos en contacto con ellos para brindar apoyo y hacer el seguimiento de las medidas a tomar", declaró el domingo Sajid Javid, secretario del Departamento de Comunidades y Gobiernos Locales.

En los casos más graves se procedió a desalojar los edificios, como en Camden. Miles de vecinos de 650 apartamentos de este barrio del norte de Londres fueron evacuados a la espera de subsanar los problemas. Sin embargo, unos 200 vecinos se negaron a irse y permanecen en sus pisos.

AFP