Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, durante una reunión del Eurogrupo en Bruselas, el 14 de enero de 2016

(afp_tickers)

El Banco Central Europeo (BCE) deberá actuar sobre seguro para no decepcionar este jueves a los observadores, que no esperan ninguna medida nueva de parte de la institución pero sí palabras tranquilizadoras ante una inflación aún moderada y fuertes turbulencias bursátiles.

"Las recientes sacudidas en los mercados financieros, los temores a que los precios del petróleo puedan enlentecer la economía mundial más que dinamizarla, y las inquietudes respecto a China y los mercados emergentes han alimentado especulaciones alrededor de una nueva acción" por parte del BCE, subraya Carsten Brzeski, economista de ING.

El miércoles, todos estos factores volvieron a pesar en las Bolsas europeas, perdiendo la de Fráncfort 2,82%, París 3,45% y Londres 3,46%.

En lo que concierne a la economía real, añade Brzeski, "la zona euro parece no obstante a salvo de esta tormenta por ahora (...) no pensamos que el BCE reservará las municiones que le quedan, al menos en esta semana".

Reunido desde esta jornada, el Consejo de gobernadores del BCE, integrado por 19 presidentes de los bancos centrales nacionales de la zona euro y de seis directores, hacia las 12H45 GMT del jueves dará a conocer sus decisiones respecto a las tasas directoras de la institución. Un anuncio que estará seguido, como es habitual, de una conferencia de prensa de su presidente, Mario Draghi, a partir de las 13H30 GMT.

- La credibilidad en tela de juicio -

Cualquier flexibilización suplementaria de la política monetaria "probablemente pondría en duda la credibilidad del BCE, solamente un mes después del anuncio de un nuevo paquete de medidas", considera Andrew Cates, de RBS.

Contrariado por una inflación contenida desde hace meses en la zona euro, el BCE, cuyo primer objetivo es una inflación cercana al 2% en el bloque monetario, decidió a comienzos de diciembre prolongar hasta marzo de 2017 su vasto programa de compra de deuda lanzado en marzo de 2015, la "QE" (flexibilización cuantitativa), y bajar las tasas directrices.

Estas medidas decepcionaron mucho a observadores e inversores, por lo que se esperan declaraciones de los bancos centrales sobre una acción de gran envergadura, en particular en lo referente a los volúmenes de compra de deuda mensuales más importantes en el marco de la "QE".

Este jueves, "Draghi probablemente afirmará que la puerta está abierta a una nueva intervención en los próximos meses", añade Cates.

A pesar del afán de los responsables de los bancos centrales, la inflación se mantuvo estable en diciembre en la zona euro, a +0,2%, decepcionando a los analistas que esperaban una ligera aceleración y presionan al BCE para que haga un nuevo gesto para relanzarla.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP