Los demócratas en el Congreso de Estados Unidos acusaron al presidente Donald Trump de estar dispuesto a comprometer la seguridad nacional para favorecer su reelección en 2020, al abrirse el miércoles el debate para determinar si hay méritos para un proceso de destitución del mandatario.

Pero en un candente comienzo de la revisión de las pruebas recabadas en la investigación de juicio político del mandatario, iniciada hace dos meses, los republicanos respondieron que los demócratas estaban presionando para destituir a un presidente democráticamente electo.

Al pedirle a Kiev que investigara a Joe Biden, potencial rival en las presidenciales del próximo año, Trump "incitó de manera directa y explícita la interferencia extranjera en nuestras elecciones", dijo Jerry Nadler, presidente del Comité Judicial de la Cámara de Representantes, en la apertura de una audiencia pública.

"Utilizó los poderes de su cargo para tratar de lograrlo. Envió a sus emisarios para dejar en claro que esto es lo que quería y exigía", dijo Nadler.

"Estaba dispuesto a comprometer nuestra seguridad y su cargo para obtener beneficios personales y políticos", agregó.

Pero el número dos del Comité Judicial, Doug Collins, tomó la palabra para rechazar estas acusaciones, sugiriendo que los demócratas querían organizar un "golpe de Estado" con este procedimiento.

"Es una farsa", dijo el legislador republicano.

Luego, irónicamente, citó una antigua declaración de Nadler durante el proceso de destitución del presidente Bill Clinton en 1998: "El golpe partidista caerá en la infamia en la historia de la nación", dijo, recordando sus palabras.

"Estamos teniendo un juicio político sin hechos", afirmó, rechazando el informe final sobre la investigación de Trump, publicado el martes.

"Tenemos un odio profundamente arraigado hacia un hombre que vino a la Casa Blanca e hizo lo que dijo que iba a hacer", dijo Collins, refiriéndose a Trump. "Esto no es un juicio político" sino "una pérdida de tiempo".

Los demócratas publicaron el martes su informe sobre la investigación afirmando tener "pruebas abrumadoras" de la "conducta inapropiada" del presidente, y señalando que debería ser destituido de su cargo por abusar de sus poderes al presionar a Ucrania para perjudicar a un rival electoral.

Desde Reino Unido, adonde viajó a una cumbre de la OTAN, Trump dijo que el informe es una "broma" y criticó que la audiencia se desarrolle mientras él está ausente.

"Lo que están haciendo es algo muy malo para nuestro país", dijo Trump.

La oposición demócrata, por el contrario, está convencida de que presionó a Kiev y abusó de sus poderes, en particular al congelar una ayuda militar de casi 400 millones de dólares destinada a este país en conflicto con Rusia.

Los demócratas, que controlan la Cámara de Representantes, iniciaron a fines de septiembre el procedimiento para llevar a juicio político a Trump. Sin embargo, es poco probable que el presidente sea destituido dado que, en caso de ser acusado, sería juzgado en el Senado, donde los republicanos son mayoría.

Etiquetas

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes