Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), Thomas Bach, y el jefe de la comisión de investigación del COI sobre el presunto dopaje ruso en Sochi-2014, el suizo Samuel Schmid, durante una conferencia de prensa el 5 de diciembre de 2017 en Lausana

(afp_tickers)

Desde la decisión del Comité Olímpico Internacional (COI) de suspender a Rusia de los Juegos Olímpicos-2018, se vislumbra una fractura entre el estamento deportivo y el político del país europeo en torno a la actitud a adoptar en adelante.

El miércoles por la noche, el presidente Vladimir Putin anunció que Rusia no boicoteará y "no impedirá" a sus deportistas que puedan participar en los Juegos de Invierno de 2018.

Esta decisión fue recibida de buen grado por el presidente del COI Thomas Bach y era esperada por la inmensa mayoría de los deportistas rusos.

Pero hasta ese momento, la clase política rusa arremetió casi de forma unánime contra la decisión de la instancia olímpica de excluir a Rusia de los Juegos Olímpicos de Invierno organizados en Corea del Sur del 9 al 25 de febrero próximos.

El diputado del partido LDPR Igor Lebedev, vicepresidente de la Duma (cámara de diputados) rusa, estimó el martes que la única solución pasa por "el rechazo total a participar en los Juegos Olímpicos", mientras que Vladimir Jirinovski, el líder de dicho partido nacionalista, condenó una decisión "deportiva y políticamente racista", según palabras publicadas por la agencia de prensa rusa Ria Novosti.

- "Sucios pequeños juegos políticos" -

A principios de noviembre, Vladimir Putin había insinuado que las acusaciones de dopaje contra los deportistas rusos estaban orquestadas por Estados Unidos, una teoría suscrita por varios mandatarios rusos.

"Estamos a favor de que el deporte salga de la esfera de los sucios juegos políticos", declaro el viceprimer ministro de Asuntos Exteriores Serguei Riabkov, citado por la agencia TASS.

Una posición repetida por la portavoz de la diplomacia rusa Maria Zakharova, para quien la decisión del COI es "un ataque masivo ligado al hecho de que haya fracasado la política de aislamiento de Rusia".

Pero para muchos deportistas rusos la idea de renunciar a los Juegos Olímpicos y a cuatro años de trabajo se antoja impensable.

El debate entre el vicepresidente de la Duma Piotr Tolstoi y la antigua récord del mundo de triple salto Yolanda Chen en la cadena pública Pervy Kanal, ilustró la oposición entre deportistas y políticos.

- "Auténticos traidores" -

"Los verdaderos traidores son los que no levantaron un dedo para defender a nuestros deportistas durante dos años", afirmó la excampeona del mundo en pista cubierta.

"Es una confrontación sin precedentes entre los políticos y los deportistas. Es evidente que los políticos están señalados (...) por la decisión del COI y ahora intentan convertir en traidores a los que se preparan para acudir a los Juegos", precisó Yolanda Chen el miércoles a la AFP.

"Ellos apelan al patriotismo pero nosotros somos los verdaderos patriotas, no ellos. Nosotros estamos dispuestos a ir a los Juegos sin bandera y sin himno para defender el honor de la nación", añadió.

Una postura compartida por la inmensa mayoría de los deportistas interrogados por los medios rusos.

El número y la identidad de los deportistas rusos susceptibles de participar en los Juegos no se conocerán hasta la próxima reunión del Comité Olímpico ruso (ROC), prevista para el 12 de diciembre.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP