Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

La gobernadora de Tokio, Yuriko Koike, marca los nombres de los candidatos que ganaron un escaño en las elecciones metropolitana de Tokio, el 2 de julio de 2017

(afp_tickers)

La fuerza conservadora del primer ministro japonés Shinzo Abe sufrió una derrota histórica este domingo en una elección local en Tokio, revés que según la prensa puede tener consecuencias para el Gobierno.

La gobernadora de Tokio, Yuriko Koike, de 64 años, electa en julio de 2016, obtuvo 79 escaños gracias a la coalición formada con su nuevo partido denominado "Kokumin first" (los habitantes de la capital primero), es decir más que la mayoría absoluta de los 127 escaños de la asamblea de Tokio.

Por sí solo, el nuevo partido ganó 49 escaños. La formación centrista Komeito, aliada a nivel nacional del Partido liberal demócrata (PLD) de Abe, se unió esta vez a Koike y aporta 23 representantes a la coalición.

El PLD, que disponía de 57 escaños en la asamblea saliente, perdió más de la mitad. Le quedan 23, según resultados definitivos anunciados por la prensa.

El primer ministro, que cenaba este domingo en un restaurante de la capital junto al ministro de Finanzas Taro Aso, se negó a hacer comentarios a la prensa que lo esperaba a la salida, antes de admitir la derrota el lunes.

Los medios japoneses son unánimes a la hora de anticipar que estos comicios locales tendrán repercusiones para el gobierno.

Este fracaso del PLD, que nunca dispuso de más de 38 escaños en Tokio, se atribuye en buena medida a los escándalos que salpican a Abe y sus allegados, a la adopción de leyes muy resistidas y a errores de sus ministros. También es un importante revés para Abe, que hizo todo lo posible para mantenerse en el poder hasta 2021.

Koike, exministra de Medioambiente (2003-2006) y de Defensa (2007), que anteriormente hizo carrera como presentadora de televisión, quiere por su parte reducir los gastos prometidos para la preparación de los Juegos Olímpicos de Tokio en 2020.

AFP