Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Empleados del fabricante automovilístico alemán Volkswagen trabajan en el ensamblaje de un vehículo eléctrico del grupo, en Wolfsburgo el 21 de octubre de 2015

(afp_tickers)

Volkswagen, que reconoció haber trucado once millones de coches con falsas mediciones de contaminación, descartó el jueves, tras las verificaciones pertinentes, que el fraude se haya extendido a otros motores diésel.

"Tras un examen completo, ahora está claro" que los dispositivos fraudulentos detectados en los motores diésel de modelo EA189 "no fueron instalados" en los motores EA288, de la generación siguiente, indicó un comunicado difundido por el grupo.

Las sospechas que pesaron sobre el grupo tras trascender la existencia de una investigación no desestabilizaron sus acciones en la Bolsa de Fráncfort, donde el título VW cerró con un alza de 3,39%, superior al del índice Dax de los principales valores, que terminó con ganancias de 2,48%.

VW reconoció haber manipulado los motores de once millones de vehículos diésel de varias de sus doce marcas.

Las revelaciones le valieron la apertura de demandas judiciales en varios países y provocaron un derrumbe de la mitad de su capitalización bursátil.

El grupo prepara además un llamado a revisión masivo de los vehículos afectados.

AFP