La Organización Internacional de Energía Atómica (OIEA) detectó en Irán "partículas de uranio" natural en un lugar no declarado, lo que suscitó la preocupación de la UE, Francia, Alemania y Reino Unido.

"La Organización ha detectado partículas de uranio natural de origen antropogénico (generado por los seres humanos) en un sitio en Irán no declarado a la agencia", señala el informe destinado a los Estados miembro, consultado el lunes por la AFP en Viena.

La OIEA no nombra ese sitio. Fuentes diplomáticas dijeron anteriormente a la AFP que esa agencia de la ONU había planteado preguntas a Teherán sobre un lugar que según Israel podría albergar presuntas actividades nucleares.

Una fuente señaló que la OIEA había tomado en la primavera muestras de ese sitio del distrito de Turquzabad en Teherán.

Según un diplomático basado en la capital austríaca, la tasa de producción de uranio en Irán ha aumentado considerablemente para alcanzar más de 100 kilos por mes. Podría aumentar aún más en los próximos meses.

El informe confirma también que Irán intensificó su enriquecimiento de uranio, y las existencias de uranio poco enriquecido alcanzan ahora el equivalente a 551 kilos.

El acuerdo alcanzado por Irán y las grandes potencias en 2015 sólo permite un almacenamiento limitado a 300 kilos.

Desde mayo, Teherán sigue un plan de reducción de compromisos del acuerdo nuclear firmado en Viena con Francia, Alemania, Reino Unido, Estados Unidos, Rusia y China, que autorizaba las inspecciones a la OIEA.

El presidente estadounidense, Donald Trump, retiró unilateralmente a su país en mayo de 2018, y restableció sanciones que asfixian la economía de Irán.

Reduciendo progresivamente sus compromisos, Irán trata de presionar a los otros Estados parte del acuerdo para que le ayuden a sortear esas restricciones.

- Consecuencias "graves" -

Reunidos el lunes en París, los ministros de Relaciones Exteriores francés, alemán y británico, y la jefa de la diplomacia de la UE, Federica Mogherini, dijeron estar "muy preocupados" por esta situación. En un comunicado común, "exhortan a Irán a retractarse de todas las medidas contrarias" al tratado.

Según los inspectores de la OIEA, Irán está enriqueciendo el uranio en sus instalaciones en Fordo, lo que constituye una nueva violación de sus compromisos.

Fue el presidente iraní, Hasan Rohani, quien anunció la semana pasada la reanudación del enriquecimiento en Fordo. Se trata de la cuarta fase del plan de reducción de compromisos iraníes, puesto en marcha para contrarrestar las sanciones estadounidenses.

Estas actividades en Fordo tienen "consecuencias potencialmente graves en materia de proliferación", estimaron los ministros europeos, para quienes "ahora es esencial que Irán respete sus compromisos y trabaje con todos los participantes del JCPoA (las siglas del acuerdo de 2015 sobre el programa nuclear iraní), para permitir una desescalada de las tensiones" en Oriente Medio.

"Queremos preservarlo (el acuerdo), pero Irán deberá volver a sus obligaciones y respetarlas, sino nos reservaremos el derecho de usar todos los mecanismos incluidos" había advertido antes el ministro alemán de Relaciones Exteriores, Heiko Maas.

El texto comprende un largo dispositivo que debe aplicarse, pero que puede conducir a una votación en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas que ponga fin a la reducción de las sanciones contra Irán.

Los occidentales se preocupan de la reducción del tiempo que tardaría Irán en producir una bomba nuclear, si así lo decidiera.

El acuerdo asegura que este plazo se amplíe a un año, tiempo que los occidentales consideran necesario para la preparación de una campaña de bombardeos.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes