Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El expresidente panameño Ricardo Martinelli, el 29 de enero de 2015 en Ciudad de Guatemala

(afp_tickers)

La abogada panameña Evelyn Vargas, vinculada a los hijos del expresidente Ricardo Martinelli (2009-2014), imputados por el cobro de comisiones de la constructora brasileña Odebrecht, fue detenida preventivamente el miércoles tras declarar ante la Fiscalía Especial Anticorrupción.

"Vino voluntariamente y va a colaborar con el Ministerio Público (Fiscalía). Por lo avanzado de la hora se suspendió la diligencia y se continuará en el día de mañana (jueves)", dijo a los periodistas René Rodríguez, uno de los abogados de Vargas.

La acusada fue enviada casi a medianoche a una celda policial tras declarar durante más de ocho horas.

"Estamos aspirando a que la Fiscalía valore la información que ella va a suministrar", había dicho horas antes Juan Eduardo Vega, otro de sus abogados defensores.

Vargas, sobre la que pesaba una alerta roja de detención de Interpol, llegó el miércoles al aeropuerto internacional de la capital panameña.

Con gafas de sol y una chaqueta que ocultaba sus manos, fue introducida por varios agentes en un microbús con vidrios oscuros que la condujo a la sede de la fiscalía.

Según un comunicado de la Fiscalía General del Estado, la acusada llegó a Panamá procedente de México después de que Interpol en ambos países realizara "coordinaciones y comunicaciones", tras conocer el interés de Vargas por regresar a su país para enfrentarse a la justicia.

La abogada es acusada de blanqueo de capitales por estar presuntamente relacionada con varias sociedades en las que los hijos de Martinelli, Ricardo y Luis Enrique, presuntamente recibieron posibles sobornos de Odebrecht.

"Ella (Vargas) era una simple empleada de la importadora Ricamar (propiedad del expresidente Martinelli)", añadió Rodríguez.

Su comparecencia se produce un día después de que la fiscal jefe panameña, Kenia Porcell, diera un ultimátum a los implicados en el escándalo para que suministren información antes del 1 de junio si quieren beneficiarse con reducciones de penas.

De acuerdo con el Departamento de Justicia de Estados Unidos, Odebrecht pagó en Panamá, entre 2010 y 2014, más de 59 millones de dólares en sobornos.

Hasta el momento, Panamá lleva seis investigaciones adelante por las comisiones pagadas por esta compañía.

En uno de esos casos hay 17 imputados, entre ellos los hijos de Martinelli, sobre los que pesa una orden de detención de Interpol por haber recibido presuntamente más de 20 millones de euros en sobornos.

Sin embargo, los hermanos Martinelli se desvincularon días atrás desde Miami de las sociedades señaladas para el cobro de comisiones.

Esta semana el Gobierno panameño presentó una querella criminal contra Odebrecht con el fin de recuperar los millones de dólares pagados indebidamente.

AFP