Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El logo del Deutsche Bank en la sede de la entidad financiera en Fráncfort, el 2 de febrero de 2017

(afp_tickers)

El primer banco alemán, Deutsche Bank, anunció el viernes que había empezado a preparar una eventual ampliación de capital de 8.000 millones de euros, así como una salida a bolsa de una parte minoritaria de su actividad de gestión de activos.

Deutsche Bank está poniendo en marcha "etapas preparatorias para una eventual ampliación de capital de unos 8.000 millones de euros y varias eventuales medidas estratégicas", afirmó en un comunicado el grupo, cuya salud financiera es fuente de inquietud de forma regular.

Además de esta captación de fondos y la venta de una minoría de su actividad denominada Deutsche Asset Management, Deutsche Bank ha decidido finalmente conservar su filial Postbank, que hasta ahora pretendía vender, e integrarla en su propia actividad de banco minorista.

La puesta en marcha de esas medidas "depende de las condiciones del mercado y de la aprobación del directorio y del consejo de vigilancia", precisa el banco, considerando que "en el punto actual, aún no se ha tomado ninguna decisión.

El comunicado en la noche del viernes del grupo bancario confirmaba una información publicada horas antes por la agencia Bloomberg que tuvo cierto peso en la acción del grupo en la bolsa de Fráncfort.

Deutsche Bank se encuentra inmerso en un vasto plan de reestructuración que se ha traducido en miles de puestos suprimidos y en el abandono de ciertas actividad de riesgo poco rentables. Todo ello, le ha supuesto una fuerte degradación de su imagen y de su balance financiero, debido a numerosos procesos judiciales abiertos.

Pese a ello, el banco ha logrado solucionar algunos de esos problemas, como la investigación sobre su rol en la crisis de las subprimes en Estados Unidos, mediante el pago, esos sí, de 7.000 millones de dólares.

Es la perspectiva de esa multa, que al principio iba a ser dos veces superior, lo que produjo en otoño una ola de pánico sobre la capacidad de resistencia del banco.

En aquel momento corrieron rumores de una ampliación de capital, incluso de un rescate con dinero público, pero fueron inmediatamente desmentidas por el banco.

Tras sufrir duras pérdidas netas en 2015 y 2016, Deutsche Bank prevé volver a tener beneficios en 2017.

AFP