Navigation

Dieciocho civiles muertos en ataques del régimen sirio en Idlib pese a la tregua

Los cascos blancos sirios rescatan a un niño de entre los escombros de un edificio en Idlib después de un régimen del régimen sirio el 15 de enero de 2020 afp_tickers
Este contenido fue publicado el 15 enero 2020 - 13:01
(AFP)

Al menos dieciocho civiles murieron este miércoles en Siria en los ataques aéreos del régimen de Bashar Al Asad contra la provincia de Idlib, a pesar de la tregua presentada por Rusia y Turquía la semana pasada para esta región, informó una oenegé.

El saldo aumentó tras el trabajo durante horas de los socorristas en las ruinas de varios edificios en la ciudad de Idlib, dominada por yihadistas en el noroeste sirio, afirmó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

Entre las víctimas hay dos niños y un socorrista, explicó esta oenegé, que mencionó además 20 heridos. Los ataques impactaron en un mercado y una zona que agrupa talleres, entre ellos un garaje mecánico, según la misma fuente.

Rusia, gran aliado del régimen, anunció el 9 de enero una tregua para Idlib, y Turquía, que apadrina a ciertos grupos rebeldes, confirmó esta iniciativa que debió haber comenzado el domingo.

Sin embargo, el OSDH señaló este miércoles "más de un centenar de ataques llevado a cabo por aviones sirios o rusos en la provincia de Idlib".

Un corresponsal de la AFP vio cuerpos carbonizados o descuartizados. Los socorristas intentaban rescatar a víctimas de los talleres.

El régimen de Asad se dijo decidido a reconquista la región de Idlib, controlada por los yihadistas de Hayat Tahrir Al Sham (HTS, ex filial siria de Al Qaida) y que alberga también a grupos rebeldes debilitados.

Más de 380.000 personas han perdido la vida, entre ellas más de 115.000 civiles en casi nueve años de guerra civil en Siria.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo