Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Una excavadora trabaja en una mina en el centro de Ghana el 16 de junio de 2013. Diecisiete mineros clandestinos desaparecidos tras el derrumbe de una mina de oro artesanal en Ghana fueron declarados muertos

(afp_tickers)

Diecisiete mineros clandestinos, desaparecidos el domingo tras el derrumbe de una mina de oro artesanal en Ghana, fueron declarados muertos este jueves y las operaciones de búsqueda fueron suspendidas, anunció a la AFP un responsable local.

"Diecisiete personas murieron", declaró a la AFP Williams Adomako, representante de la localidad de Nsuta en la asamblea local.

Solo el cuerpo de un minero, entre los que los socorristas detectaron en los escombros de piedra, pudo ser extraído hasta la superficie, agregó.

La mina abandonada, de 80 metros de profundidad y situada en la zona de Prestea-Nsuta, a unos 320 kilómetros al oeste de la capital de Ghana, Accra, se derrumbó el domingo cuando un grupo de mineros ilegales subía a la superficie.

Los equipos de rescate, formados por mineros profesionales, policías y soldados, lucharon hasta este jueves para intentar llegar hasta los desaparecidos.

Varios mineros consiguieron salir sanos y salvos antes de que la mina se hundiera.

El gobierno y las autoridades locales decidieron suspender las operaciones de rescate en acuerdo con las familias de las víctimas, precisó Adomako.

El bombero Ebenezer Yenzu, que formaba parte del equipo de rescate, explicó que esta decisión se tomó por el riesgo sanitario y por temor a otros derrumbes.

"Cuantos más días pasan, más descompuestos están los cadáveres. Hay un riesgo de contaminación por enfermedad", declaró.

"Todo el mundo aceptó el hecho de que teníamos que sepultarlos", añadió por su parte Adomako.

Los jefes de la comunidad local celebrarán una ceremonia fúnebre este jueves.

AFP