AFP internacional

El presidente del Eurogrupo y ministro holandés de Finanzas, Jeroen Dijsselbloem, asiste a una sesión plenaria en el Parlamento Europeo, en Bruselas, el 27 de abril de 2017

(afp_tickers)

El presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, abogó este jueves por crear un fondo monetario europeo que reemplace al FMI en eventuales nuevos planes de rescate de países de la zona euro, en un contexto de desencuentros con esta institución respecto a Grecia.

"Pienso que podría desempeñar un papel fuerte que permitiría al Fondo Monetario Internacional (FMI) no participar en futuros programas", aseguró el también ministro holandés de Finanzas, en una comparecencia ante el Parlamento Europeo reunido en Bruselas.

Para Dijsselbloem, que anunció la preparación de un informe al respecto, el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) -un fondo de apoyo a los países en dificultades creado tras la crisis del euro- podría asumir las responsabilidades del FMI para los países de la zona euro.

"Podemos reforzar la Unión Monetaria Europea con éxito si las responsabilidades y la solidaridad se vinculan estrechamente" y "una de las maneras de hacerlo es transformando el MEDE en un fondo monetario europeo", añadió.

Las declaraciones de Dijsselbloem llegan en un momento de desencuentros entre los acreedores europeos de Grecia y el FMI, que por el momento rechaza participar económicamente en el vigente tercer plan de rescate de 86.000 millones de euros, tal y como desea Alemania, el principal acreedor griego.

La institución monetaria con sede en Washington, que participó en los dos primeros programas de ayuda, reclama para hacerlo una reducción considerable de la elevada deuda helena, que se situó en un 179% del PIB en 2016, es decir, en 314.900 millones de euros, según las cifras oficiales.

Estos desencuentros impiden además a los acreedores cerrar la segunda revisión del actual plan de rescate y acordar un nuevo tramo de ayuda a Grecia.

Sin embargo, el presidente de los ministros de Finanzas de los 19 países del euro dio su garantía "personal" de que la situación se desbloqueará el próximo mes.

Después de meses de diferencias sobre las reformas reclamadas por los acreedores, Atenas quiere llegar a un acuerdo lo antes posible. El pacto supondría el desembolso de un nuevo tramo de ayuda, cuando tiene que devolver más de 7.000 millones de euros a sus acreedores en julio.

AFP

 AFP internacional