Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, antes de una reunión de ministros de Finanzas del Eurogrupo en el Consejo Europeo, en Bruselas el 20 de marzo de 2017

(afp_tickers)

El presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, dijo llegar con un "humor positivo" a la reunión este viernes de los ministros de Finanzas de la zona euro para intentar desbloquear el programa de rescate a Grecia.

"Hemos alcanzado resultados, pero primero voy a hablar con los ministros", explicó Dijsselbloem, a su llegada a este encuentro celebrado en La Valeta, mientras que el comisario europeo de Finanzas, Pierre Moscovici, destacaba que se trata de "un día importante".

Para el responsable europeo, "llegó el momento de que todos se comprometan para cerrar los parámetros de un buen acuerdo".

"Grecia nos necesita, es el momento de detener las incertidumbres que molestan a los inversores", añadió.

Estas negociaciones, que deberían haber terminado en diciembre, buscan desbloquear un nuevo tramo de los 86.000 millones de euros acordados a Atenas en 2015 en el tercer plan de rescate vigente hasta 2018 y que Grecia necesitaría para julio, cuando tiene que devolver unos 7.000 millones a sus acreedores.

A cambio, el Gobierno griego debe aplicar algunas reformas impuestas por sus acreedores, los países de la zona euro y el Fondo Monetario Internacional (FMI), que por su parte no logran ponerse de acuerdo sobre el análisis de la situación económica del país y las medidas a exigir.

El FMI, que desempeñó un papel importante en los dos primeros planes de rescate y que en el actual sólo figura como consejero técnico, estima que los objetivos fijados por los europeos son alcanzables sólo si el Gobierno griego se compromete desde ahora a aplicar en 2019 reformas adicionales.

Entre estas medidas figuran recortes adicionales a las pensiones, una reducción del umbral de las exención fiscal y nuevas reformas en los mercados de la energía y el trabajo.

Atenas considera estas peticiones "aberrantes", especialmente respecto a las pensiones, y subraya que Grecia superó en 2015 y 2016 los objetivos de saneamiento presupuestario impuestos por sus acreedores.

La otra solución planteada por la institución monetaria con sede en Washington sobre una eventual quita de la elevada deuda griega por parte de los europeos choca de plano con el rechazo de Alemania, el principal acreedor de Atenas.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP