AFP internacional

El presidente del Eurogrupo y ministro holandés de Finanzas, Jeroen Dijsselbloem, asiste a una sesión plenaria en el Parlamento Europeo, en Bruselas, el 27 de abril de 2017

(afp_tickers)

El presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, negó de nuevo este jueves haber insultado a los países del sur de la Unión Europea en unas polémicas declaraciones a un diario alemán, muy criticadas por los eurodiputados.

"Nunca quise insultar a nadie. Durante los últimos cuatro años, he trabajado por conseguir juntos una zona euro más unida y lo último que quiero es dividir", dijo el también ministro de Finanzas holandés ante el pleno del Parlamento Europeo en Bruselas, al inicio de un debate sobre Grecia.

En una entrevista con el diario alemán Frankfurter Allgemeine Zeitung en marzo, Dijsselbloem dijo que durante la crisis económica "los países del norte de la zona euro se mostraron solidarios con los países en crisis".

"Para mí, socialdemócrata, pienso que la solidaridad es muy importante. Pero el que la reclama también tiene deberes. Yo no puedo gastar todo mi dinero en schnaps (un tipo de alcohol) y mujeres, y a continuación pedir ayuda", agregó.

Estas declaraciones fueron interpretadas por algunos países europeos, como Portugal, como un ataque a los Estados del sur de Europa, más castigados por las consecuencias de la crisis financiera mundial de 2008.

"No es lo que yo dije, ni lo que yo pretendía decir", aseguró Dijsselbloem y subrayó que los años de crisis "han impactado en muchas sociedades, en toda la zona euro, en toda la UE".

Sin embargo, las justificaciones del jefe de los ministros de Finanzas de los 19 países del euro no acabaron de convencer a los parlamentarios, que le afearon también su ausencia en la anterior sesión plenaria a la que no acudió por problemas de agenda, como aseguró.

"Miente y usted lo sabe. Sí es lo que dijo (...). Y lo que dijo es inaceptable y le inhabilita definitivamente para la presidencia del Eurogrupo", dijo el eurodiputado español conservador Gabriel Mato, que le urgió a pedir perdón y anunciar su dimisión por sus observaciones.

Por su parte, la portavoz del grupo verde, Ska Keller, destacó el sexismo en las declaraciones de Dijsselbloem, quien, a su juicio, insultó "a la mitad de la población de la UE", "a todas las mujeres en la UE". "Usted dijo que las mujeres son un objeto que se puede comprar o gastar dinero en él", lamentó.

En su intervención final, Dijsselbloem, cuyo mandato al frente del Eurogrupo termina en enero de 2018, reiteró que lamenta si sus declaraciones ofendieron a alguien, pero subrayó que el mensaje de fondo iba dirigido a "todos" los países del bloque, "no solo a algunos".

AFP

 AFP internacional