Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El enviado especial de la ONU para el Sáhara Occidental, Christopher Ross (dcha.), junto al ministro de Asuntos Exteriores marroquí, Salaheddine Mezouar, durante una reunión en Rabat el 25 de diciembre de 2015

(afp_tickers)

El enviado de Naciones Unidas para el Sáhara Occidental, Christopher Ross, renunció tras liderar durante ocho años los esfuerzos para terminar el conflicto entre Marruecos y el Frente Polisario, admitió este lunes una fuente del organismo.

Ross entregó su carta de renuncia la semana pasada al secretario general de la ONU, António Guterres, informó esta fuente bajo condición de anonimato.

El anuncio se produce después de que Guterres conversara por teléfono a inicios de mes con el rey de Marruecos, Mohamed VI, para pedirle que retirase sus tropas de una zona en disputa en el Sáhara Occidental.

Ross, un estadounidense que sirvió como embajador en Argelia y Siria, ha sido criticado ásperamente por Marruecos, que lo acusa de tomar parte a favor del Frente Polisario.

En esta excolonia española anexada por Marruecos en 1975, un inmenso territorio casi desértico poblado por medio millón de habitantes, las armas callaron en 1991 al entrar en vigor un cese al fuego tras 15 años de guerra.

Desde entonces, la ONU desplegó una fuerza de paz (Minurso) y propuso un referéndum de autodeterminación, constantemente postergado a causa de desacuerdos sobre la integración del cuerpo electoral.

Después de que el anterior secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, calificara de "ocupación" la situación en el Sáhara Occidental, Marruecos expulsó a decenas de miembros de la Minurso.

El Consejo de Seguridad de la ONU respondió pidiendo a Marruecos restaurar "el completo funcionamiento" de la misión, pero el reino solo permitió el retorno de varias decenas de funcionarios.

AFP