Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El entonces ministro de Economía israelí, Arye Deri, firmando un documento para tomar posesión de su cargo, en una sesión parlamentaria en Jerusalén, el 14 de mayo de 2015

(afp_tickers)

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, anunció este domingo la dimisión de su titular de Economía, Arye Deri, lo que permite retirar un gran obstáculo para la conclusión de un importante acuerdo de gas con un consorcio que incluye al grupo estadounidense Noble Energy.

"Deri me anunció su intención de dimitir de su puesto de ministro de Economía. Para proceder al acuerdo (de gas) el ministerio me será transferido y daré luz verde", dijo Netanyahu, según un comunicado de su oficina.

Dicho acuerdo, consistente en la explotación de campos de gas frente a las costas mediterráneas, lleva meses bloqueado debido a las objeciones de la Autoridad de la Competencia y por el rechazo del ministro de Economía de emplear sus prerrogativas para pasar por alto tales objeciones.

"Hoy hemos dado un gran paso para hacer que avance la entrega de gas al Estado de Israel. El gas representa el motor de crecimiento número uno de Israel para los próximos años", dijo el primer ministro.

Este acuerdo permitirá "garantizar la independencia energética de Israel. Ya no dependeremos de las fuentes de energía de origen extranjero", añadió Netanyahu.

En la actualidad, Israel depende fundamentalmente de las importaciones de petróleo y de carbón para asegurarse su suministro energético.

Noble Energy y el israelí Delek Group explotan conjuntamente desde 2013 el yacimiento marino de Tamar, a unos 80 kilómetros de la costa de Haifa, y están asociados para desarrollar Leviathan, un amplio campo a lo largo de esta ciudad costera que debería empezar a explotarse cuando las reservas de Tamar empiecen a agotarse.

La Autoridad de la Competencia puso en cuestión estos acuerdos entre el gobierno y el consorcio a finales de 2014, por el temor de que supusiera una situación monopolística.

AFP