Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Bruno Le Roux, hasta ahora ministro del Interior de Francia, comparece el 21 de marzo de 2017 en Bobigny, cerca de París, tras la apertura de una investigación preliminar por el empleo de sus dos hijas

(afp_tickers)

El ministro francés del Interior, Bruno Le Roux, dimitió este martes horas después de que la fiscalía financiera anunciara una investigación preliminar para determinar si cometió alguna irregularidad al contratar a sus dos hijas como colaboradoras parlamentarias cuando era diputado.

Le Roux, de 51 años, negó haber cometido un delito, pero aseguró que no quería "perjudicar el trabajo del Gobierno" tras la apertura de la investigación judicial.

"La responsabilidad que impone la lucha diaria contra el terrorismo y la delincuencia (...) implica no dar pie a ninguna acusación", declaró el ministro socialista, que se mostró dispuesto a "dar todas las precisiones útiles para establecer la verdad", en el marco de la investigación.

El Gobierno anunció que el actual secretario de Estado de Comercio, Matthias Fekl, de 39 años, lo sustituirá.

La dimisión llega en plena campaña electoral, apenas unas semanas después del escándalo sobre los empleos presuntamente ficticios que han lastrado la campaña del candidato conservador François Fillon.

Según 'Quotidien', un programa de la cadena de televisión TMC, el ministro socialista empleó a sus hijas, cuando todavía eran adolescentes, con varios contratos cortos entre 2009 y 2016 por los que ganaron 55.000 euros (unos 59.500 dólares).

Citado en el mismo programa, el ministro había reconocido la contratación puntual de sus hijas, "en verano, principalmente, o en periodos de vacaciones escolares, pero nunca de forma permanente", cuando era diputado en el departamento de Seine-Saint-Denis, al noreste de París.

Sus hijas empezaron a trabajar para su padre cuando tenían alrededor de 15-16 años y acumularon, respectivamente, 14 y 10 contratos cortos en un período de siete años, añadió 'Quotidien'.

El ministro había pedido que no se "mezclara" su situación con el caso Fillon, quien fue inculpado la semana pasada por desvío de fondos públicos y apropiación indebida de bienes sociales por los empleos presuntamente ficticios de su esposa e hijos como asistentes parlamentarios.

"Se trata de un trabajo de verano con un parlamentario. Clasificar documentos, hacer un cierto número de tareas parlamentarias, creo que es una buena escuela", había declarado Le Roux a los periodistas de la emisión.

'Quotidien' afirmó, no obstante, que algunos de los contratos realizados como asistentes parlamentarias pudieron superponerse con prácticas en empresas o con periodos universitarios, en el verano de 2013 en el caso de una y 20 días en mayo de 2015 en el de la otra.

"Cada contrato correspondía a misiones que fueron cumplidas (...), puesto que estas misiones pudieron ser efectuadas en horarios reforzados antes y después de la pasantía, y trabajando a distancia durante las prácticas (trabajo de redacción, puesta al día de ficheros, búsquedas, etc.) y durante varios días adicionales en otoño", respondió el gabinete del ministro, según las declaraciones recogidas por 'Quotidien'.

Le Roux fue diputado de Seine-Saint-Denis de 1997 hasta su nombramiento en el Gobierno en diciembre de 2016, cuando el entonces titular de Interior, Bernard Cazeneuve, asumió el cargo de primer ministro.

El socialista apenas permaneció 106 días al frente del Ministerio del Interior.

Su sustituto Matthias Fekl lanzó en otoño pasado su propio movimiento político, Movida, con el que muestra ambiciones políticas dentro de la izquierda francesa. Se le considera cercano al actual candidato presidencial socialista, Benoît Hamon.

Tiene doble nacionalidad francesa y alemana, y mantiene buenos contactos con el Gobierno germano. Como responsable de comercio exterior defendió la posición francesa, crítica, con el tratado de libre comercio europeo con Estados Unidos.

AFP