Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El primer ministro danés, Lars Lokke Rasmussen, saliendo de la cabina de votación en una escuela de Copenhague, el 3 de diciembre de 2015, en el referéndum sobre la participación o no del país en políticas de seguridad

(afp_tickers)

Los daneses empezaron a votar este jueves en un referéndum sobre la participación del país en los programas de seguridad de la Unión Europea (UE), en el contexto de la crisis migratoria y los recientes atentados yihadistas.

Los partidarios del sí quieren reforzar la participación de Dinamarca en la lucha contra los yihadistas mientras que los del no temen una ola de migrantes.

La consulta coincide con el debate sobre la inmigración y la amenaza yihadista en Europa y se celebra tres semanas después de los atentados de París, tras los cuales más de 15.000 personas se manifestaron en Copenhague en solidaridad con Francia.

Los colegios electorales abrieron a las 08h00 GMT aunque se espera poca participación en el referéndum, en el que según un sondeo publicado por la agencia de prensa danesa Ritzau ganaría el no por 40,3%, frente a un 33,8% de síes. El 26,1% de los electores dicen estar indecisos.

"Creo que podemos estar contentos si la participación supera el 60%", explicó el politólogo Kasper Møller Hansen, apuntado a la complejidad de la cuestión, que podría alejar de las urnas a los jóvenes.

Los daneses tienen que decidir si el país mantiene o no sus excepciones en cooperación judicial y asuntos internos que obtuvo en 1992, después del rechazo de Dinamarca al Tratado de Maastricht.

Si decide mantener esas excepciones podrá formar parte de Europol, que a partir del año que viene se convertirá en una agencia supranacional controlada directamente por los ministros europeos de Justicia e Interior. "El sí es la seguridad porque garantiza que podremos formar parte de Europol y podremos cooperar en la lucha contra el crimen", dijo el primer ministro danés, Lars Løkke Rasmussen, a la agencia Ritzau.

Su partido, el liberal Venstre, y el principal partido de oposición socialdemócrata pidieron el voto por el sí mientras que los euroscépticos del Partido Popular están en contra con el lema "¿Más UE? No gracias". Este partido xenófobo, segundo en las legislativas de junio, teme que a largo plazo Dinamarca pierda el control sobre la política migratoria. Se trata de un preocupación compartida por muchos daneses, inquietos por el sistema de cuotas de repartición de migrantes de la Unión Europea, a pesar de que Dinamarca ha acogido este año muchos menos que Suecia, su vecino.

El Gobierno ha reducido recientemente a la mitad la ayuda a los demandantes de asilo que no tienen hijos y ha publicado anuncios en la prensa de Líbano para disuadir a los migrantes que vengan a Europa.

"Se trata de escepticismo general contra la UE, de miedo a la burocracia, y lo entiendo muy bien. Pero los daneses votarán sí y aportarán seguridad", auguró el primer ministro.

Dinamarca entró en la Unión Europea en 1973 pero siempre ha defendido su soberanía y ha sido reticente a algunas de las políticas europeas.

AFP