Navigation

Diputados británicos rechazan los cambios de los Lores a la ley del Brexit

La Cámara de los Lores debate el proyecto de ley del Brexit, el 21 de enero de 2020 en el Parlamento de Londres afp_tickers
Este contenido fue publicado el 22 enero 2020 - 16:50
(AFP)

Los diputados británicos rechazaron el miércoles un intento de la cámara alta de modificar, en lo relativo a los ciudadanos europeos y los niños refugiados, la legislación sobre el Brexit del primer ministro Boris Johnson, que entró en su última etapa parlamentaria.

A principios de enero, la Cámara de los Comunes, donde el líder conservador tiene una aplastante mayoría, dio luz verde al proyecto de ley sobre la salida del Reino Unido de la Unión Europea, prevista para el 31 de enero, antes de enviarlo a la Cámara de los Lores, formada por miembros vitalicios no electos.

En los últimos días, esta adoptó cinco enmiendas al texto, infligiendo sendos reveses al gobierno, especialmente en lo que respecta a los derechos de los ciudadanos de la UE que residen en el Reino Unido y a los niños refugiados no acompañados.

Pero a nueve días del Brexit, dichas enmiendas fueron rechazadas por los diputados cuando el proyecto de ley regresó a la Cámara de los Comunes el miércoles.

El texto entra ahora en su fase final, un nuevo examen por los Lores que esta vez se espera que abandonen sus enmiendas, preparando el camino para que la reina Isabel II promulgue la ley, posiblemente el jueves.

De lo contrario, el texto tendrá que ir y venir entre las dos cámaras hasta que una de ellas ceda.

Una de las enmiendas aprobadas por los Lores tenía como objetivo garantizar el derecho a la reagrupación familiar de los menores refugiados no acompañados tras el Brexit, garantizado en la UE pero denegado ahora por Londres.

Otra enmienda buscaba que los 3,6 millones de ciudadanos de la UE afincados en el Reino Unido tuvieran una prueba escrita de su derecho a permanecer en el país.

Los Lords también querían asegurar que las naciones autónomas de Escocia y Gales tuviesen voz y voto en las negociaciones con Bruselas sobre la futura relación posbrexit.

Una vez adoptado definitivamente por el Reino Unido, el acuerdo de divorcio tendrá que ser ratificado por el Parlamento Europeo el 29 de enero.

Esto permitirá al país abandonar el bloque más de tres años y medio después de referéndum de junio de 2016 y tras tres caóticos aplazamientos.

El acuerdo entre Londres y sus 27 socios europeos busca asegurar una ruptura suave estableciendo las condiciones del divorcio y un período de transición hasta finales de 2020.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.