Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Las fuerzas progubernamentales iraquíes que luchan contra el grupo yihadista Estado Islámico se despliegan en la ciudad de Ramadi el 1 de enero de 2016

(afp_tickers)

El grupo Estado Islámico (EI) mató este domingo al menos a 12 miembros de las fuerzas de seguridad iraquíes cuando varios atacantes suicidas se infiltraron en una base cercana a Tikrit (centro-norte), indicaron responsables de seguridad.

El objetivo eran las fuerzas policiales de la provincia norteña de Nínive, que estaban llevando a cabo un entrenamiento en la base militar Speicher, indicaron a la AFP un portavoz y un oficial de policía.

"Aprovechando la niebla entraron en Speicher," dijo Mahmud al Sorchi, portavoz de una fuerza paramilitar creada para recuperar Nínive, en manos del EI.

"La policía de Nínive logró matar a siete atacantes, pero otros tres tuvieron tiempo de detonar sus chalecos explosivos", añadió. Según dijo, entre los 12 agentes asesinados había tres oficiales.

Además, 20 policías resultaron heridos en el ataque, ocurrido en plena noche.

Otras fuentes de los servicios de seguridad confirmaron el ataque, reivindicado por el grupo radical Estado Islámico.

La organización yihadista dijo que siete suicidas lograron entrar en la inmensa base militar, situada unos 160 km al norte de Bagdad. En un comunicado publicado en internet, el EI precisó que su comando alcanzó un centro del campo donde se entrenaban 1.200 reclutas, lo que provocó un enfrentamiento de cuatro horas.

El EI se hizo parcialmente con el control del campo de Speicher durante la ofensiva lanzada en junio de 2014 en el centro y el norte de Irak, donde masacró a más de 1.700 jóvenes reclutas, según las estimaciones más elevadas. El Gobierno y las fuerzas aliadas exhumaron alrededor de 600 cuerpos después de retomar el control de Tikrit, en abril de 2015.

El grupo yihadista sufrió recientemente varios reveses en Irak, perdiendo el control de la ciudad de Ramadi, capital de la vasta provincia occidental de Al Anbar, recuperada a finales de diciembre por las fuerzas iraquíes.

Los combates del EI continúan en la región de Ramadi, pero sin estar en posición de incrementar un contraataque de envergadura, según fuentes militares.

"A lo largo de las últimas 14 horas, las fuerzas iraquíes limpiaron cientos de metros cuadrados en la ciudad", indicó el coronel Steve Warren, portavoz de la coalición antiyihadista dirigida por Estados Unidos.

"Pensamos que el enemigo no es suficientemente fuerte para estar en medida de retomar la ciudad", según él. "Sólo hemos visto pequeños grupos de combatientes (de cuatro a ocho individuos) intentando lanzar ataques".

En este contexto, el EI recurrió a acciones suicidas, como el viernes cerca de Ramadi o este fin de semana en Faluya y Haditha.

A partir de ahora, las fuerzas iraquíes quieren intentar reconquistar el resto de la provincia de Al Anbar y los terroristas perdidos en el norte, en particular Mosul, la segunda ciudad del país y capital de Nínive.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP