Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Una mujer iraquí habla por teléfono sentada junto al hospital Yarmuk, en el oeste de Bagdad el 10 de agosto de 2016

(afp_tickers)

Al menos doce recién nacidos murieron el miércoles en un incendio causado por un cortocircuito en uno de los hospitales más grandes de Bagdad, tragedia que provocó la renuncia de la ministro de Salud, Adila Hamoud.

El incendio se declaró poco después de medianoche en el hospital Yarmuk, en el oeste de la ciudad, a causa de un cortocircuito, indicó el portavoz del ministerio de Salud, Ahmed al Rudeini.

Sólo pudieron salvarse siete bebés, que fueron trasladados a otro hospital de la capital, declaró a los periodistas Jasem Latif al Hijami, responsable de la Dirección de Salud de Bagdad.

"El hospital es muy antiguo y no está equipado contra los incendios", admitió Hijami.

Por la noche la ministro de Salud anunció su renuncia en un mensaje televisado, luego que se informara que los equipos de incendio del hospital eran inadecuados.

Debido a la corta edad de los fallecidos y de los daños causados por el fuego, los cadáveres eran difíciles de identificar, lo que acentuaba el dolor de padres y allegados.

Um Ahmed acudió al hospital Yarmuk para visitar a una pariente que acababa de dar a luz. El recién nacido murió en el incendio y la madre sufrió quemaduras, explicó.

"Nos han dicho: 'Lo encontrará en la cámara frigorífica'", declaró Um Ahmed.

"Lo encontré en una pequeña caja de cartón pero ni siquiera estoy segura de si es el niño", agregó la mujer, vestida de negro.

La mayoría de los hospitales públicos de la capital ir aquí adolecen de una falta de servicios de calidad, lo que lleva a numerosos iraquíes a utilizar establecimientos privados.

La falta de servicios públicos de calidad en materia de sanidad, agua y electricidad motivó una serie de manifestaciones el año pasado.

El mes pasado, las autoridades fueron blanco de críticas después de que un atentado suicida en un animado barrio de la capital costara la vida a 320 personas.

El ataque, reivindicado por el grupo yihadista Estado Islámico, causó un enorme incendio en las calles y comercios aledaños. Los testigos denunciaron la lentitud con la que reaccionaron los bomberos.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP