Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Una combinación de imágenes de los candidatos a la alcaldía de Londres, el conservador Zac Goldsmith (i) y el laborista Sadiq Khan

(afp_tickers)

Los londinenses irán a las urnas el jueves para elegir a su nuevo alcalde entre un candidato conservador, Zac Goldsmith, hijo de un multimillonario, y el hijo de un conductor de autobús de Pakistán, el laborista Sadiq Khan.

El que gane sucederá al carismático Boris Johnson en un cargo con poco poder pero mucha visibilidad, que sirve de trampolín político.

El mismo día, el 5 de mayo, habrá elecciones para renovar consejos municipales en 124 localidades, y para elegir a los nuevos parlamentos regionales de Escocia, Gales e Irlanda del Norte.

En Londres, Sadiq Khan, de 45 años, lidera la carrera con bastante comodidad, según las encuestas. "Sadiq Khan va camino de ganar", sentenció Laurence Janta-Lipinski, del instituto de sondeos YouGov. Su última encuesta da once puntos de ventaja a este diputado por el barrio de Tooting, una zona popular del sur de Londres.

Si gana, se convertiría en el primer alcalde musulmán, no solo de la cosmopolita capital británica, sino también de una gran capital europea.

Su rival, Zac Goldsmith, de 41 años, ha lanzado un ataque furibundo en los últimos días para convencer a los 5,6 millones de londinenses llamados a las urnas. Este diputado por otro barrio londinense, Richmond, insiste en que Sadiq Khan, un exabogado especializado en derechos humanos, tiene vínculos con extremistas islámicos.

Cada acusación en ese sentido es respaldada por el primer ministro, David Cameron. La estrategia, definida como "patética" y "desesperada" por el campo de Khan, puede acabar siendo contraproducente, advirtió Tony Travers, profesor de la London School of Economics. "Khan es claramente un musulmán moderno y progresista. Si sus oponentes se aventuran demasiado en este terrreno, corren el riesgo de topar con una reacción enérgica", estimó Travers.

Una opinión compartida por Rosamund Urwin, la columnista del periódico Evening Standard, para la que Londres "quiere soluciones, no acusaciones calumniosas; un alcalde que una, no que divida".

- Crucial para Cameron y Corbyn -

Los londinenses están muy preocupados por la vivienda, cara e inadecuada, y la saturación del transporte público. Son problemas cada vez más acuciantes debido a que Londres atrae como un imán a banqueros, trabajadores de la construcción o estudiantes y ha ganado 900.000 habitantes desde la elección de Boris Johnson, en 2008, para pasar a 8,6 millones.

En este sentido, los londinenses parecen tener más fe en Sadiq Khan, también para lidiar con la contaminación y la seguridad.

Pero además, la cercanía con el referéndum sobre la pertenencia de Reino Unido a la Unión Europea, el 23 de junio, hará que las elecciones regionales y municipales sean examinadas de cerca en busca de pistas. Los resultados afectarán la credibilidad de David Cameron, que está haciendo campaña para continuar en la UE. Y van a ser cruciales para el líder de la oposición laborista Jeremy Corbyn, según los analistas.

La elección en septiembre de este izquierdista de pura cepa sigue cuestionada por parte del aparato laborista, que le ve incapaz de conducir al partido a la victoria en las elecciones generales de 2020 y quiere que se vaya cuanto antes. Unos malos resultados en las elecciones de este jueves podrían propiciar un golpe contra él, estimó la revista The Spectator.

En Escocia, uno de sus antiguos bastiones, el laborismo podría encontrarse en la posición humillante de ser superado por los conservadores como segunda fuerza del Parlamento regional.

El Partido Nacional Escocés (SNP, independencia), que gobierna en esta región desde 2011, espera ganar más que los 69 escaños (de 129) obtenidos en el año 2011.

En Gales, el laborismo podría verse perjudicado por el ascenso del partido antieuropeo UKIP, que podría cosechar sus primeros escaños en una asamblea regional, según los analistas.

Por último, la crisis por las acusaciones de antisemitismo contra algunos miembros laboristas, que llevó a la suspensión de uno de ellos, el exalcalde de Londres Ken Livingstone, podría costarle cara al partido.

En Irlanda del Norte, donde el Gobierno se forma con una coalición de unionistas protestantes y nacionalistas católicos, el Partido Democrático del Ulster (DUP) aparece por delante del Sinn Fein en los últimos sondeos.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP