Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un hombre pasa en bicicleta junto a un cartel de la siderúrgica china Baosteel Group, el 4 de diciembre de 2007 en Pekín

(afp_tickers)

Dos de las principales siderúrgicas chinas anunciaron este martes su fusión, que creará el segundo grupo mundial del sector, en un contexto de denuncia internacional del exceso de producción de acero chino.

Baosteel Group, la segunda siderúrgica china, emitirá nuevas acciones para absorber Wuhan Iron and Steel Group, informaron las compañías, ambas propiedad del Estado, en un comunicado enviado por separado a la Bolsa de Shangái, donde cotizan.

Las dos son respectivamente la quinta y la undécima mundiales en capacidad de producción.

La fusión creará una nueva compañía llamada China Baowu Iron and Steel Group, señaló el lunes el periódico China Business News.

La producción combinada tras la fusión alcanzaría las 60,7 millones de toneladas anuales, según datos de la World Steel Association, lo que convertiría a la nueva compañía en la segunda más grande del mundo en producción, por detrás de ArcelorMittal.

La demanda de acero en China ha caído como consecuencia del freno de su crecimiento y la industria siderúrgica sufre de exceso de producción.

En los últimos meses Estados Unidos y Europa han acusado a China de vender su acero por debajo del precio de coste ('dumping') dañando a los productores locales, que han organizado manifestaciones de protesta en varios países .

El beneficio neto de Baosteel, con sede en Shangái, cayó un 83% el año pasado, hasta mil millones de yuanes (150.000 millones de dólares). Wuhan Steel perdió por su parte 7.500 millones de yuanes en 2015, frente a los beneficios de 1.300 billones de yuanes que tuvo en 2014.

Según los analistas, esta y otras fusiones que está preparando el Gobierno chino permitirán luchar contra el exceso de producción que lastra los resultados de las siderúgicas del gigante asiático.

El objetivo es reducir la producción entre 100 y 150 millones de toneladas, de un total de 1.200 millones de toneladas, en 2020.

"China está intentado recortar su producción de acero con decisiones políticas. Y la reestructuración de la industria es una manera de ayudar", señala a AFP Chen Bingkun, analista en Minmetals y Jingyi Futures.

"Una vez que los gigantes fusionados formen un monopolio en el mercado, [el Gobierno] empezará a controlar la producción", añadió Chen.

Sin embargo otros observadores creen que las fusiones no serán suficientes para competir con gigantes mundiales como ArcelorMittal o US Steel.

"Los productos siderúrgicos de gama alta chinos no son competitivos en los mercados internacionales. No es una cuestión del tamaño de las compañías", según Qin Jiawei, analista de Xinhu Futures con sede en Hangzhou.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP