Irak es escenario desde hace dos meses de un movimiento de protestas contra el gobierno y el vecino Irán, que ha dejado ya más de 420 muertos y miles de heridos en Bagdad y en el sur chiita del país.

Estas son las principales etapas del movimiento:

- Redes sociales -

El 1 de octubre, más de 1.000 manifestantes se congregaron en Bagdad y en varias ciudades del sur para protestar contra la corrupción, el desempleo y la decadencia de los servicios públicos.

Fueron convocadas con mensajes en las redes sociales. Las manifestaciones fueron dispersadas con cañones de agua, granadas lacrimógenas y balas de goma. Más tarde se escucharon tiros en la capital.

Al día siguiente las autoridades cerraron la Zona Verde de Bagdad, donde se encuentran las principales instituciones del país y la embajada de Estados Unidos. Se decretó un toque de queda en la capital y en varias ciudades del sur.

- Medidas especiales -

El 3 de octubre, en Bagdad, los blindados de las fuerzas especiales entraron en acción para repeler a la multitud. Se cortó el acceso a internet en gran parte del país.

El influyente líder chiita Moqtada Sadr llamó al gobierno a dimitir y pidió "elecciones anticipadas bajo la supervisión de la ONU".

El 6, el gobierno anunció medidas sociales, que van desde asistencia para la vivienda a subsidios para jóvenes desempleados.

- "Caída del régimen" -

El 24, se reanudaron las manifestaciones que pedían "la caída del régimen", la víspera del primer aniversario de la entrada en funciones del gobierno de Adel Abdel Mahdi.

En 48 horas, murieron al menos 63 personas, la mayoría en el sur.

El 26, la ONU acusó a "entidades armadas" de querer "sabotear las manifestaciones pacíficas".

El 28, miles de estudiantes invadieron las calles de Bagdad y varias ciudades del sur. Los sindicatos de los profesores y los abogados anunciaron huelgas.

Durante la noche, miles de iraquíes desafiaron el toque de queda impuesto por el ejército en Bagdad.

- "¡Irán fuera!" -

El 30 de octubre, el guía supremo de Irán, Alí Jamenei, llamó a "responder a la inseguridad".

El 1 de noviembre, la máxima autoridad chiita en Irak, el gran ayatolá Alí Sistani, advirtió contra cualquier injerencia extranjera.

El 3 de noviembre, la huelga general paralizó las escuelas públicas y las administraciones de la capital y del sur.

Por la noche, cuatro manifestantes resultaron muertos cuando intentaban prender fuego a la representación diplomática de Irán en Kerbala.

El 4, hubo enfrentamientos en Bagdad entre policías y manifestantes. Las fuerzas de seguridad dispararon contra los manifestantes que avanzaban hacia la sede de la televisión pública.

El 9, tras varias reuniones auspiciadas por el poderoso general iraní Qasem Soleimani, los partidos en el poder se ponen de acuerdo en mantener el gobierno de Abdel Mahdi y acabar con las protestas, incluso si se tiene que recurrir a la fuerza.

El 17, miles de iraquíes salen a la calle en todo el país, en una huelga general. En Bagdad, los manifestantes prolongan su sentada.

El 24, la desobediencia civil se propaga por el sur del país. En Nasiriya, las escuelas y las administraciones están cerradas, igual que en Hilla, Diwaniya, Nayaf, Kut, Amara y Basora.

El 27, manifestantes prendieron fuego al consulado de Irán en Nayaf. Cientos de jóvenes gritan "¡Irán fuera!" y "Victoria de Irak" en el interior del recinto.

- "Escenas de guerra" -

El 28, la represión de las protestas en el sur se recrudeció, con el envío de mandos militares desde Bagdad: 46 manifestantes murieron, 28 de ellos en Nasiriya, y cerca de mil resultaron heridos.

En esta ciudad, combatientes tribales salieron para proteger a los manifestantes, mientras que en Nayaf hombres en civil abrieron fuego contra la multitud.

"El baño de sangre tiene que acabar", pide Amnistía Internacional, que habla de "escenas de guerra" en Nasiriya.

- Dimisión del primer ministro -

El 29, Alí Sistani llamó al Parlamento a retirar su confianza al gobierno para evitar el "caos". Unas horas después, Adel Abdel Mahdi anunció que iba a presentar su dimisión.

Al día siguiente, los iraquíes siguieron manifestándose en Bagdad y en el sur, afirmando que las movilizaciones seguirán hasta que se vayan "todos los corruptos".

El 1 de diciembre, las manifestaciones se transformaron en procesiones funerarias en señal de duelo por las víctimas. Hay movilizaciones incluso en Mosul, la gran ciudad sunita del norte.

Ese mismo día, el Parlamento aceptó la dimisión del gobierno de Adel Abdel Mahdi, y el jefe de la asamblea indicó que pedirá al presidente de la República que designe un nuevo primer ministro.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes