Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un camión atrapado en una zanja tras salirse de la carretera por la intensa nevada, el 13 de enero de 2017, cerca de Cambs, en Mecklemburgo-Pomerania Occidental (Alemania)

(afp_tickers)

Una ola de frío acompañada con fuertes tormentas en Europa provocó la muerte de dos mujeres, una en Albania y otra en Francia, donde 100.000 hogares estaban privados de electricidad en el norte del país.

En total, el mal tiempo ha provocado la muerte de más de 60 personas desde el fin de semana pasado en Europa.

En Albania, una mujer de 61 años fue hallada muerta el jueves delante del edificio donde vivía, en Saranda, en el sur del país, según la policía.

El balance asciende a ocho muertos en Albania desde el sábado.

En el sureste de Francia, una "fuerte tormenta invernal extremadamente violenta", bautizada como Egon, causó este viernes la muerte de una mujer de 43 años, aplastada por la caída de un árbol arrancado por el viento.

"El ciprés le cayó encima cuando se disponía a llevar a sus hijos al colegio. Murió en el acto", comunicó la gendarmería.

El jueves por la noche, unos 330.000 hogares se quedaron sin electricidad, informó Enedis, compañía que administra la red de distribución eléctrica en Francia.

Además, un tren Thalys, que une Francia con Bélgica, Holanda y Alemania, quedó bloqueado durante varias horas en el norte de Francia. Más de mil personas presentes en el tren fueron evacuadas por los violentos vientos.

- Ayuda del ejército en Reino Unido -

En Reino Unido, las fuertes mareas y el mal tiempo condujeron a la agencia meteorológica a emitir 17 alertas de riesgos graves de inundación.

Las autoridades movilizaron a un centenar de soldados en la ciudad costera de Skegness (este de Inglaterra) para ayudar a la población y proceder a una eventual evacuación de sus 3.000 residentes.

"Nuestra prioridad absoluta es proteger a las personas, las viviendas y las empresas", dijo Therese Coffey, secretaria de Estado de Medio Ambiente, a cargo de asuntos rurales.

"Por ello tenemos soldados en el terreno, que contribuyen a alertar y a evacuar a la gente", agregó.

En Alemania, la tormenta Egon causó daños en varias regiones del país, que este viernes se preparaba para importantes nevadas -de hasta 30 centímetros- en el centro y el oeste, según la agencia meteorológica alemana.

Asimismo, el aeropuerto de Fráncfort tuvo que cancelar 120 vuelos, informó un portavoz oficial.

En Bélgica, miles de hogares se quedaron sin electricidad el jueves por la noche, principalmente en Namur.

En Holanda, la administración de zonas del litoral se preparó para hacer frente a un alto nivel de aguas, consecuencia de la tormenta y la lluvia de los últimos días.

Las esclusas se cerraron en varios lugares de la costa. Es posible además que cierre el Maeslantkering, gran barrera ubicada en la entrada del puerto de Róterdam.

En Suiza estalló una violenta tormenta y el fin de semana se prevén nevadas. El mal tiempo impactó en varios trenes y perturbó algunas líneas en el norte del país, del lado de Basilea.

AFP