Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Imagen del vicepresidente ecuatoriano Jorge Glas pronunciando un discurso sobre el caso de corrupción de Odebrecht en Quito, el 21 de junio de 2017.

(afp_tickers)

La Fiscalía ecuatoriana efectuó dos nuevas detenciones en el marco de las investigaciones en el caso de los sobornos pagados por la constructora brasileña Odebrecht en Ecuador, anunció este sábado.

"Fiscales de la Unidad de Transparencia y Lucha contra la Corrupción lideraron el allanamiento de viviendas, incautación de evidencias y detenciones a los ciudadanos Fernando C. y Diego C., quienes, con base en las investigaciones, tendrían vínculos directos con la trama de corrupción de la constructora Odebrecht", según un comunicado.

El operativo, que se llevó a cabo el viernes por la noche en Quito, permitió a los fiscales hallar información "de movimientos tributarios y financieros" con la que pudieron confirmar que los dos detenidos "habrían tenido una participación directa en los hechos sometidos a investigación".

Las indagaciones en curso y bajo reserva en Ecuador dejan más de una decena de detenidos, entre ellos un tío del vicepresidente Jorge Glas y un ministro de Electricidad del expresidente Rafael Correa.

Esta semana, diputados opositores en la Asamblea pidieron al Congreso de Ecuador, controlado por el oficialismo, que abra un juicio político contra Glas -a cargo de sectores estratégicos durante toda la gestión de Correa-, a quien sus adversarios acusan de estar involucrado en la millonaria trama.

La investigación por el caso Odebrecht en Ecuador se abrió tras la revelación del Departamento de Justicia de Estados Unidos en diciembre pasado de que la firma pagó entre 2007 y 2016 unos 33,5 millones de dólares a funcionarios ecuatorianos.

En medio de las investigaciones sobre la corrupción de Odebrecht, el contralor general del Estado Carlos Pólit renunció la semana pasada desde Miami tras verse salpicado por el escándalo, y será enjuiciado políticamente por el Legislativo a pesar de estar fuera del país.

AFP