Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un avión de Air France despega del aeropuerto de París Charles de Gaulle el 11 de junio del año 2013

(afp_tickers)

Ningún explosivo fue encontrado a bordo de dos aviones de Air France con destino a París que fueron desviados el martes por la noche tras despegar de EEUU, al recibirse amenazas anónimas de bombas a bordo, informaron autoridades y medios locales.

"Los aviones fueron objeto de amenazas anónimas tras sus respectivos despegues", había anunciado Air France en un comunicado en medio de un tenso ambiente, cinco días después de los atentados en París que dejaron al menos 129 muertos.

Un vuelo fue desviado a Salt Lake City (oeste del país), tras haber despegado de Los Ángeles; el otro, que había partido de Washington, aterrizó en Halifax, al este de Canadá.

Las dos aeronaves, el vuelo 65 que partió de Los Ángeles con 497 pasajeros y el vuelo 55 que salió desde Washington con 262 personas a bordo, aterrizaron sin problemas.

Poco después del aterrizaje, la policía de Canadá y los medios estadounidenses afirmaron que no encontraron ninguna bomba ni ninguna otra amenaza a bordo de los aparatos.

"Como medida de precaución y con el propósito de realizar todas las verificaciones de seguridad necesarias, Air France (...) decidió solicitar el aterrizaje de los dos aparatos", había señalado la aerolínea. Una investigación está en marcha para identificar "la fuente de esas llamadas telefónicas".

Los pasajeros y la tripulación del vuelo desviado a Halifax tuvieron que pasar la noche en un hotel. Un pasajero dijo a la cadena CNN que, después de dos horas y media de vuelo, fueron informados de que el avión sería desviado de su ruta "debido a problemas operacionales". No hubo escenas de pánico a bordo, según él.

Estos incidentes se registran en un contexto de mucha tensión. Los atentados del viernes en París dejaron al menos 129 muertos y Rusia confirmó que un atentado con bomba fue la causa de que se estrellara un avión ruso en el Sinaí el 31 de octubre, muriendo las 224 personas que iban a bordo. Esos ataques han sido reivindicados por el grupo yihadista Estado Islámico (EI).

El martes, el partido de fútbol previsto entre las selecciones de Alemania y Holanda, presentado como un "símbolo de libertad" tras los atentados en París, fue suspendido poco antes de su comienzo en Hanover, en el norte de Alemania, debido a "serios indicios" sobre la posibilidad de "un atentado con bomba previsto en el estadio", según el jefe de la policía local.

AFP