Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Dylann Roof, el autoproclamado supremacista blanco declarado culpable de asesinar a nueve afroestadounidenses en una iglesia de Carolina del Sur (EEUU), en una imagen difundida el 19 de junio de 2015 por el Sheriff del Condado de Charleston

(afp_tickers)

Un juez federal estadounidense sentenció formalmente este miércoles a la pena de muerte a Dylann Roof por asesinar a nueve personas en una iglesia de la comunidad negra en Charleston, un día después de que un jurado decidiera que el supremacista blanco debía ser ejecutado.

Al pronunciar la sentencia, el juez Richard Gergel de un tribunal federal de Charleston, en Carolina del Sur, dijo: "Este juicio no ha producido ganadores, sólo perdedores".

Antes del fallo, que era una formalidad, unos 30 supervivientes y familiares de las víctimas tuvieron oportunidad de dirigirse al condenado de 22 años, que a lo largo del juicio mostró su simpatía por el nazismo y el Ku Klux Klan.

Roof miraba directamente a una pared y se mantuvo silencioso e impasible mientras los afectados, con ojos llorosos y la voz temblando de furia, lo llamaban "Satán", "delincuente subhumano" y le deseaban que se "pudra en el infierno".

El 17 de junio de 2015, Roof se unió a un grupo de estudio de la biblia en la iglesia Madre Emanuel, un símbolo de la lucha contra la esclavitud, y minutos después emprendió una masacre en la que murieron nueve personas negras.

En diciembre fue hallado culpable de los 33 cargos de los que se le acusaba, entre ellos crímenes de odio, y el martes el jurado decidió que se le aplicara la pena capital.

"Es doloroso que te sientes aquí todos los días y en ningún momento pidas perdón", le dijo Gayle Jackson, una familiar de la víctima de 87 años Susie Jackson. "Rezo para que tu alma vaya al infierno".

Otros hablaron de resistencia y perdonaron a Roof por su crimen ante la necesidad de seguir adelante.

"Rezo para que Dios te envíe a alguien", dijo Sheila Capers, cuñada de la víctima Cynthia Hurd. "Para que cuando te ejecuten también puedas ir al cielo".

En una nota que Roof escribió en la cárcel y que fue leída en la corte, el condenado escribió que no había "soltado una lágrima" por los inocentes a los que mató. Y añadió: "Sí lo lamento por las personas blancas inocentes que mueren diariamente a manos de las razas inferiores".

Este caso ha causado gran conmoción en la opinión pública estadounidense, en momentos en que Estados Unidos está sumido en una serie de episodios que dejan en evidencia sus tensiones raciales.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP