Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, durante una entrevista con la AFP en Santiago, el 19 de enero de 2017

(afp_tickers)

La economía chilena creció 1,6% en 2016, su tasa más baja en siete años, arrastrada por la caída de los sectores de minería e industria informó este lunes el Banco Central (BC).

La cifra anual se completó tras registrarse en el cuarto trimestre de 2016 una expansión interanual del PIB de 0,5%, aunque en su medición desestacionalizada anotó una baja de 0,4%.

El Banco Central explicó que el resultado anual fue liderado por la actividad servicios y comercio mientras que "los sectores Minería, Servicios Empresariales, Industria Manufacturera y Pesca registraron caídas".

Primer productor mundial de cobre, con casi un tercio de la oferta mundial, Chile ha visto bajar el dinamismo de un sector que contribuye en casi un 10% a su PIB debido a la caída mundial en el precio de las materias primas.

Durante el año, la minería del cobre registró una contracción de 2,9%, "por una menor producción, asociada a menores leyes del mineral, condiciones climáticas desfavorables y mantenciones de algunas empresas del sector", explicó el BC.

Desde la perspectiva del gasto, el resultado del PIB fue explicado por el incremento de la demanda interna y, en menor medida, de las exportaciones netas.

El gasto interno aumentó 1,1%, impulsado por el consumo, principalmente de los hogares.

En cuanto al comercio exterior, las exportaciones registraron una caída de 0,1%, mientras que las importaciones lo hicieron en un 1,6%.

- Chile puede crecer más -

El crecimiento de 1,6% se ubicó dentro de las previsiones del gobierno que destaca la importancia de mantener la expansión, pero que reconoce que el país podría crecer a mayor ritmo.

"La economía chilena está sana y tiene capacidad para crecer más", comentó este lunes el ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés.

Pero las aspiraciones del gobierno de inyectar dinamismo a la economía se chocaron en el cuarto trimestre con una caída brutal de la inversión (5,0%). En todo 2016 las inversiones registraron una baja de 0,8%, golpeando principalmente a los sectores industriales.

"En donde ha estado el problema mayor es que el gobierno no ha puesto un detonante de la expansión productiva, faltó gasto fiscal destinado a la inversión en infraestructura", dijo a la AFP Victor Salas, doctor en Economía de la Universidad de Santiago.

Para el economista el cierre de 2016 "no es un buen signo, muestra una posibilidad cierta de que nos mantengamos algún tiempo en una tasa del 2% lo que sería negativo para el país".

Para este año, el Banco Central proyectó una expansión del PIB de entre 1,5 y un 2,5%.

AFP