Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Logo de la OPEP en Viena el 2 de diciembre de 2015

(afp_tickers)

Ecuador y Venezuela llegan a la reunión semestral de la OPEP este viernes en Viena con el objetivo casi imposible de que el cartel acepte recortar la producción, ante el temor de que el precio del barril de crudo siga cayendo.

Venezuela, que obtiene un 96% de sus divisas a través de la petrolera estatal PDVSA, intenta convencer a las monarquías del Golfo, encabezadas por Arabia Saudita de que acepten recortar la producción.

Venezuela planteará "que todos los países de la OPEP respeten los techos de producción y evaluar la propuesta de una reducción del 5% de producción", dijo el martes el presidente Nicolás Maduro.

El país sudamericano, sexto mayor productor de la OPEP, bombea cerca de 2,68 millones de barriles diarios.

La economía de Venezuela, lastrada por el nivel actual de los precios, enfrenta una dura crisis económica que podría llevar a una contracción de la actividad de 6% en 2015, según consultoras privadas y organismos internacionales como la Cepal y el FMI.

Frente a la escasez de divisas que enfrenta Venezuela, países como Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos, Kuwait y Catar, que suman más de la mitad de la producción de la OPEP, cuentan con grandes reservas de divisas para resistir la caída de los precios del petróleo.

Los precios del crudo han perdido más del 60% de su valor desde junio de 2014 pero Arabia Saudita, embarcada en una estrategia de saturación del mercado, quiere mantener la cotización baja para bloquear la entrada al mercado de productores de crudo de esquisto.

"Ha llegado la hora de poner orden en el mercado petrolero que está en manos de los especuladores. Nosotros producimos y viene el señor mercado, que es un especulador, ladrón y le pone el precio que le da la gana" dijo Maduro, cuyo gobierno llega muy debilitado a las elecciones parlamentarias de este domingo, en las cuales la oposición podría imponerse.

"Ya hemos hablado bastante, hemos recorrido el mundo, hemos discutido. Llegó la hora de las decisiones, de las definiciones", indicó Maduro.

- Miedo a un desplome -

El martes, el ministro saudita del Petróleo, Ali al Nuaimi, dijo que se abordarán "todos los temas", y que el resultado de la reunión no está decidido.

Al respecto, el ministro iraquí, Adil Abd al Mahdi dijo a su llegada a Viena el miércoles, que no está "contento" con los precios actuales, pero al ser consultado sobre si formaría parte de una iniciativa para bajar la producción respondió : "Vamos a ver".

Ecuador, el miembro más pequeño de la OPEP, busca que la organización recorte en un 2%, pero el propio presidente Rafael Correa reconoció a principios de mes que será "muy difícil de lograr".

"La influencia de los dos países latinoamericanos en la OPEP, Ecuador y Venezuela, es bastante limitada ante los grandes productores Arabia Saudita y sus aliados Kuwait, Emiratos Árabes Unidos y Catar", explicó a la AFP Fernando Santos, ex ministro de Energía de Ecuador.

El ministro de Petróleo venezolano, Eulogio del Pino, advirtió a finales de noviembre durante la Cumbre de países Exportadores de Gas, que se celebró en Teherán, que con la entrada de Irán a los mercados tras el levantamiento del embargo tras el acuerdo nuclear, el precio del barril podría llegar a situarse en torno a los 25 dólares por barril.

"Las declaraciones del ministro de Venezuela hay que analizarlas en el contexto de que en estos días este país va a celebrar elecciones legislativas, y para justificar el fracaso de sus políticas económicas internas hay que achacar la crisis a los bajos precios del petróleo".

AFP