Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Mark Fedor, capitán de la guardia costera estadounidense, el 5 de octubre de 2015 en Miami.

(afp_tickers)

Cada hora que pasa reduce las posibilidades de encontrar sobrevivientes del naufragio del carguero "El Faro" con 33 tripulantes, advirtió la Guardia Costera estadounidense que continuó el martes la búsqueda, mientras las autoridades comenzaban a investigar el siniestro.

Un equipo de la estadounidense Junta Nacional de Seguridad del Transporte (NTSB) llegó este martes a Jacksonville, el puerto en Florida (sureste de EEUU) de donde partió el martes pasado "El Faro", y sin perder el tiempo inició las indagaciones.

"La NTSB analizará los hechos, determinará la causa probable del accidente y emitirá un reporte con esos resultados", dijo en rueda de prensa Bella Dinh-Zarr, vicepresidenta de la institución.

Durante la jornada, la Guardia Costera continuó sus intensas labores para buscar sobrevivientes del naufragio de "El Faro", que se fue a pique al quedar atrapado por el potente huracán Joaquín cerca de las Bahamas, mientras se agotaban las esperanzas de encontrar a alguien con vida.

"Con cada hora que pasa se vuelve más difícil encontrar sobrevivientes pero en este momento lo importante es que seguimos buscando", afirmó a la AFP el suboficial Jon-Paul Ríos de la Guardia Costera en Miami, Florida.

La Guardia Costera anunció la tarde del martes en un comunicado que hasta los momentos ha recorrido más de 172.000 millas náuticas cuadradas, una superficie mayor al estado de California, tras la pista del carguero de 225 metros de eslora que llevaba a bordo una tripulación de 28 estadounidenses y 5 polacos.

En la intensa búsqueda han participado cinco aviones, un helicóptero, y tres patrulleros de la Guardia Costera, junto a tres remolcadores enviados por la sociedad Tote Maritime, propietaria del carguero de bandera estadounidense.

Los patrulleros se mantendrán en la zona toda la noche, indicó el comunicado.

"El Faro" transportaba cientos de contenedores y vehículos desde Jacksonville a Puerto Rico cuando se topó con el huracán Joaquín, que llegó a lanzar destructivos vientos de más de 215 km por hora.

El barco envió una señal satelital para pedir ayuda la mañana del jueves pasado, cuando perdió propulsión e hizo agua. Esa fue la última vez que se supo del embarcación.

La Guardia Costera dio el barco por naufragado el lunes, cuando anunció haber descubierto restos de una persona dentro de un traje de supervivencia y un bote salvavidas dañado sin nadie a bordo, entre muchos objetos esparcidos en el mar.

Con la temperatura actual del mar, una persona podría sobrevivir 4 o 5 días en el agua, según los guardacostas. Este martes se cumplieron 5 días desde que se tuvo noticias del barco.

- Entender qué pasó -

La NTSB indicó que una de las aristas de la investigación será conocer por qué "El Faro" zarpó y no se desvió de una ruta que lo llevó directo al huracán.

"Estudiaremos todas las condiciones meteorológicas y todos los factores que influyeron en la decisión de navegar ese día y de continuar navegando", dijo Dinh-Zarr.

"Nuestra misión es entender no solo qué pasó, sino por qué pasó y emitir recomendaciones para evitar que esto vuelva a ocurrir", señaló la funcionaria, que advirtió que la investigación sobre el terreno se prolongará entre una semana y diez días.

Una de las prioridades es encontrar el grabador de información de viaje, una especie de caja negra que puede brindar más información sobre lo ocurrido, que una vez en contacto con el agua comienza enviar señales mientras dura la batería, por unos 30 días.

No se ha tenido información todavía del aparato, dijo Dinh-Zarr, quien durante la jornada se reunió con los familiares de los tripulantes de "El Faro".

La empresa Tote Maritime afirmó en un comunicado que prestará "toda su colaboración" a la NTSB para su investigación, y para la que eventualmente realice la Guardia Costera.

Además, aseveró que contratará a una firma independiente para llevar a cabo una evaluación de su nivel de seguridad.

Joaquín, el huracán más potente de la actual temporada del Atlántico, dejó graves destrozos en las Bahamas y algunos daños y apagones en las Bermudas.

AFP