Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un grupo de gente mira camiones con sistema múltiple lanza cohetes de rebeldes prorrusos que patrullan el centro de Donetsk, al este de Ucrania, durante el desfile del día de la victoria de II Guerra, el 9 de mayo de 2017.

(afp_tickers)

Estados Unidos acusó el jueves a los rebeldes prorrusos en el este de Ucrania de llevar a cabo una campaña de "violencia y acoso" contra los observadores de la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE).

Washington está "profundamente preocupado" sobre la situación, dijo la portavoz del departamento de Estado Heather Nauert, asegurando que estos rebeldes están "conducidos, financiados y entrenados por Rusia".

Un cese al fuego entre las fuerzas del régimen de Kiev y los separatistas debe ser implementado bajo la supervisión de la OSCE este fin de semana.

Pero otros intentos de cese del fuego han fracasado anteriormente, y Estados Unidos acusa a los separatistas, y por extensión a Rusia, de intimidar a los observadores para ocultar la verdad de lo que ocurre en el terreno.

"Hacemos un llamado a Rusia para que utilice su influencia y termine esta campaña de intimidación y así honrar su compromiso de permitir un libre y seguro acceso a los observadores de la OSCE", exhortó Nauert.

Alrededor de 600 observadores de la OSCE son responsables de supervisar el cumplimiento de los acuerdos de paz en el este de Ucrania, donde más de 10.000 personas murieron desde que comenzó el conflicto en abril de 2014.

Nauert recordó que un médico estadounidense murió en abril tras la explosión de una mina, que obligó a la OSCE a limitar el patrullaje en la región.

AFP