Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

EEUU acusa a Rusia de ayudar a escenificar un ataque químico para debilitar la tregua en Siria

Combatientes rebeldes sirios del Frente de Liberación Nacional (NLF) caminan entre escombros de un edificio destruido por un ataque aéreo reportado el día anterior en el distrito de Al-Rashidin, controlado por los rebeldes, en las afueras de Aleppo, el 26 de noviembre 2018.

(afp_tickers)

Estados Unidos y Reino Unido acusaron este viernes a Rusia de haber propagado la tesis de un ataque químico en Alepo efectuado, según el régimen sirio, por "grupos de oposición", con el objetivo de debilitar un alto al fuego frágil en la provincia rebelde de Idleb.

Estados Unidos cree, por el contrario, que el régimen sirio de Bashar al Asad, utilizó gases lacrimógenos contra civiles el pasado 24 de noviembre para hacer creer que los rebeldes habían efectuado un ataque con cloro, señaló el portavoz del departamento de Estado, Robert Palladino, en un comunicado.

El Ministerio de Defensa ruso aseguró que los rebeldes habían lanzado granadas que contenían cloro en la ciudad de Alepo, controlada por el régimen. Los medios de comunicación sirios informaron que alrededor de 100 personas fueron hospitalizadas por dificultades respiratorias.

Washington dijo que tenía "información creíble" de que la historia era falsa.

"Estados Unidos está muy preocupado de que las autoridades prorégimen hayan mantenido el control del sitio del ataque inmediatamente después, lo que potencialmente les permite hacer muestras y contaminar el sitio antes de una investigación adecuada por la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ)", dijo Palladino.

"Advertimos a Rusia y el régimen contra cualquier manipulación del sitio del presunto ataque y les pedimos que garanticen la seguridad de los inspectores imparciales, independientes, para que los responsables puedan rendir cuentas", agregó.

Según él, Rusia y Siria han "utilizado" este supuesto ataque como una oportunidad para socavar la confianza en el alto el fuego de Idleb, el último gran bastión de la oposición al presidente Bashar al Asad.

En una declaración similar, Reino Unido dijo que era "altamente improbable" que el cloro o que la oposición estuvieran involucrados en el incidente.

Rusia respondió a esta maniobra con ataques aéreos en la provincia de Idleb, debilitando la tregua en vigor desde mediados de septiembre.

Estados Unidos, junto con otros gobiernos occidentales, la ONU y las organizaciones de derechos humanos, han acusado regularmente al régimen sirio de ataques químicos.

La embajada de Rusia en Washington se defendió a través de Facebook.

"El Ministerio de Defensa de Rusia no descarta que las acusaciones del Departamento de Estado de Estados Unidos sobre el reciente ataque de sustancias químicas en la ciudad siria de Alepo tengan como objetivo distraer la atención pública de los crímenes de la aviación estadounidense en el este del país de Medio Oriente", dijo la publicación.

Etiquetas

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes