AFP internacional

La tasa de desempleo en EEUU cayó a 4,4% en abril de 2017, su nivel más bajo en una década

(afp_tickers)

El desempleo cayó en abril a su menor tasa en 10 años en Estados Unidos y alivia en algo al presidente Donald Trump, tras un opaco comienzo al mando de la mayor economía del planeta.

Tras un moroso marzo, cuando las contrataciones se estancaron debido a las tormentas invernales y solo llegaron a 79.000, Estados Unidos generó 211.000 puestos de trabajo netos en abril.

La tasa de paro bajó una décima de punto porcentual a 4,4%; la menor desde mayo de 2007, dijo el viernes el departamento de Trabajo.

Los analistas estimaban que los nuevos empleos serían 180.000 y que la desocupación subiría a 4,6%.

Este informe es una buena noticia para la Casa Blanca tras el decepcionante crecimiento económico en el primer trimestre.

Trump, quien asumió la presidencia el 20 de enero, prometió crear 25 millones de empleos en una década, aunque los economistas sostienen que esa meta no es realista.

Los datos de abril muestran con elocuencia la salud de la economía de Estados Unidos. Una tasa de desocupación de 4,4% roza el pleno empleo, lo cual significa que los empleadores deberán pagar más para cubrir las plazas, pero eso puede desatar presiones inflacionarias.

La tasa de participación del empleo, que toma en cuenta a los que trabajan o buscan activamente un trabajo, se mantuvo casi estable en 62,9%, signo de una confianza continuada en la economía.

En abril, el salario por hora promedio aumentó 7 centavos, hasta 26,19 dólares, es decir, cerca de +0,3% al mes y +2,5% en un año.

La tasa de paro cayó 0,6 puntos porcentuales desde el comienzo del año y 854.000 personas consiguieron trabajo. El promedio mensual de creación de empleos es de 185.000 en lo que va de 2017 y está en línea con la tendencia del año pasado.

El ex vicepresidente de la Reserva Federal (Fed) Alan Blinder consideró "sorprendentemente blando" el aumento de los salarios.

- Preocupación por inflación -

"Creo que si un año y medio atrás se le preguntaba a cualquier economista cómo serían los salarios si el desempleo estuviese varios meses entre 4% y 4,5%, hubiéramos dicho que tendríamos más aceleración de la que vemos", dijo a la CNBC. "Y no la tenemos", añadió.

Empero, muchos economistas creen que este informe ayuda a la Fed a mantener el rumbo de su política monetaria y aumentar dos veces más las tasas de interés este año, porque la inflación podría empezar a atacar.

El miércoles la Fed le restó dramatismo a los mediocres resultados de crecimiento del primer trimestre y dijo que fueron algo "transitorio".

Mickey Levey, de la firma Berenberg Capital Markets, dijo que "la Fed está encaminada a subir las tasas en su reunión de junio".

"La Fed está empeñada en una normalización de la política [monetaria] y quiere subir las tasas a niveles más normales; especialmente ante la perspectiva de una reforma fiscal y su potencial para estimular la economía", dijo Levey. Agregó también que "estaría cerca" una aceleración del ritmo de aumento de los salarios.

Ian Shepherdson, de Pantheon Macroeconomics, consideró que "el declinante desempleo asustará a los halcones de la Fed".

Esos halcones, como se denomina a los mimbreros de la Fed enérgicamente preocupados por la inflación, "ahora estarán más proclives a subir las tasas pese a la estabilidad del crecimiento del salario por hora en los últimos meses".

Sin embargo, Elise Gould, del centro Economic Policy Institute, dijo que una economía saludable debería generar un crecimiento salarial a 12 meses de entre 3,5 y 4% lo cual significa que la Fed debería aplazar el aumento de las tasas.

"Para que los beneficios del crecimiento económico lleguen a todos, se debe dejar que el mercado de trabajo se endurezca más, de manera que los empleadores compitan por los empleados y no al revés", dijo.

AFP

 AFP internacional