AFP internacional

El presidente estadounidense, Donald Trump, el 4 de mayo de 2017 en la Casa Blanca

(afp_tickers)

El presidente estadounidense Donald Trump aprobó el suministro de armas a las milicias kurdas (YPG) que combaten al grupo yihadista Estado Islámico (EI) en Siria, una decisión anunciada el martes que irritará sin duda a su aliado turco.

El presidente Trump "autorizó al Departamento de Defensa que equipe a miembros kurdos de la Fuerzas democráticas siria para garantizar una clara victoria sobre el EI en Raqa", considerada la capital del EI en Siria, explicó una portavoz del Pentágono, Dana White, en un comunicado.

Los fondos "para suministrar apoyo a las YPG han sido aprobados", informó una fuente oficial estadounidense bajo anonimato. "La aprobación es inmediata pero el calendario para la entrega de armas aún debe ser definido", añadió.

La entrega de armas a los kurdos ha sido objeto de arduas discusiones en el seno del gobierno estadounidense, por las consecuencias que ello puede provocar en las relaciones con Turquía.

Tropas turcas se han enfrentado abiertamente a milicias kurdas en las últimas semanas en el extremo norte de Siria, donde ambas fuerzas supuestamente deben hacer un frente común para apoyar la reconquista de la considerada "capital" del EI.

El alto funcionario estadounidense no quiso indicar qué tipo de armas podrían ser entregadas a los kurdos.

Las Unidades de Protección Popular (YPG) tienen vínculos con el grupo Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), que Turquía considera terrorista, y al que combate encarnizadamente.

El 27 de abril, aviones turcos atacaron a las fuerzas del YPG en Siria y también en Irak.

- Turquía participará en la ofensiva -

Poco antes de ese anuncio, el secretario de Defensa, Jim Mattis, había informado en Copenhague, lugar de un encuentro de la coalición anti-EI, que Turquía participará en las operaciones militares para reconquistar Raqa.

"Nuestra intención es colaborar con los turcos, los unos junto a los otros, para tomar Raqa", declaró Mattis en una conferencia de prensa en Copenhague, tras una reunión de los principales países de la coalición contra el EI.

"Vamos a ocuparnos de esto y buscar de qué manera podemos hacerlo, pero nos hemos comprometido", añadió.

Estados Unidos no planea sin embargo que Turquía participe en la ofensiva terrestre contra la ciudad en manos de los yihadistas desde hace más de dos años, precisó Mattis.

En la capital danesa, Mattis se reunió con el subsecretario adjunto del ministerio de Defensa turco, Bazat Öztürk.

Las discusiones entre todos los países representados giraron en torno a las necesidades y los próximos pasos en las operaciones contra el grupo yihadista.

"Hemos examinado la situación del enemigo y discutido sobre cómo continuar para asegurarnos que todos seguimos las mismas tendencias. Vamos a acelerar este combate", comentó el jefe del Pentágono.

La coalición necesita más medios de desminado para las zonas en donde se expulsó al EI, había indicado antes de la reunión un responsable estadounidense que pidió el anonimato.

AFP

 AFP internacional