Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Las imágenes del líder norcoreano, Kim Jong-Un (I) y del presidente estadounidense, Donald Trump, se reproduce en un programa de televisión observado en la estación de trenes de Seúl, el 9 de agosto de 2017

(afp_tickers)

Estados Unidos pidió el miércoles al Consejo de Seguridad de la ONU que aplique un embargo petrolero a Corea del Norte y congele los activos extranjeros de su líder, Kim Jong-Un, en un ambicioso esfuerzo por detener el programa nuclear de Pyongyang.

Un proyecto de resolución redactado por Estados Unidos iría más allá que los siete anteriores paquetes de sanciones y sacudiría al aislado régimen de Kim.

El borrador del texto, obtenido por la AFP, pide no solo el embargo petrolero y la congelación de cualquier bien de Kim en el exterior, sino también una prohibición de las exportaciones textiles y suspender los pagos a los trabajadores norcoreanos en el extranjero.

Pero el futuro del proyecto es incierto. Desde el ensayo nuclear norcoreano conducido el domingo, el sexto y más potente hasta ahora, el consenso alcanzado en la ONU en las últimas semanas ha comenzado a fracturarse entre los partidarios de una línea dura, con Washington a la cabeza, y el frente del diálogo bajo la batuta de Moscú y Pekín, este último principal socio de Pyongyang.

El presidente estadounidense, Donald Trump, quien ha librado una dura guerra de palabras con Kim, insistió el miércoles que una acción militar contra el programa nuclear de Corea del Norte no era la "primera opción" de su gobierno, e impulsó los esfuerzos diplomáticos.

En tanto su secretario de Defensa, Jim Mattis, reafirmó el "férreo" compromiso de Estados Unidos con la defensa de Corea del Sur, reiterando que cualquier amenaza del Norte desatará una "respuesta militar masiva".

Trump conversó telefónicamente con su homólogo chino, Xi Jinping, para intentar prevenir mayores daños al consenso internacional, que permitió la adopción unánime de sanciones contra Pyongyang hace un mes.

- No ceder a emociones -

En Vladivostok, Rusia, el presidente surcoreano Moon Jae-In intentó sin mucho éxito aparente convencer a su homólogo ruso Vladimir Putin de cortar el suministro de combustible a Corea del Norte.

"Para forzar a Corea del Norte a sentarse en la mesa de negociación, las sanciones de la ONU deben fortalecerse", dijo Moon a Putin, según señaló a la agencia Yonhap un portavoz de Seúl.

Luego de que el régimen norcoreano afirmara haber realizado una prueba de bomba de hidrógeno el fin de semana, Estados Unidos ha instado al Consejo de Seguridad a aprobar sanciones a más tardar la próxima semana.

Los programas "nuclear" y "balístico" norcoreanos "representan una amenaza clara a la seguridad y la paz internacional", subraya el texto redactado por Estados Unidos.

El proyecto señala que espera que el embargo se aplique no solo al petróleo sino también a productos refinados y al gas líquido.

Los norcoreanos en el extranjero, que la ONU calcula en más de 50.000 y estima son una fuente importante de ingresos para el gobierno, no podrán ser remunerados, según el borrador.

Además, toda nueva cooperación empresarial y comercial con Corea del Norte sería prohibida, y las existentes deberán cerrarse, avanza el texto.

Pero Rusia, enfrentada con Washington en varios frentes, se opone a la idea de sanciones, y Putin no se mostró receptivo a los ruegos de Moon, expresando preocupación de que un bloqueo de combustible afecte a la población civil, dijo el portavoz surcoreano.

Además Moscú solo exporta a Corea del Norte unas 40.000 toneladas de petróleo al año, afirmó el líder ruso.

"Hoy, más que nunca, todos deben mostrar compostura y evitar pasos que lleven a un aumento de las tensiones", dijo, abogando por implementar "instrumentos políticos y diplomáticos"

"No vale la pena ceder a las emociones y acorralar a Corea del Norte", añadió.

El proyecto estadounidense apunta directamente al liderazgo de Corea del Norte, con una orden de congelar los bienes de Kim, así como de los dirigentes del gobernante Partido de los Trabajadores y del gobierno en Pyongyang.

Kim sería además incluido en una lista negra de la ONU, que se traduce básicamente en una prohibición de viajes internacionales.

Las conversaciones diplomáticas se conducían en un ambiente de creciente tensión en la península coreana, subrayado por las pruebas áreas de China para defender su costa oriental "contra armas nucleares y biológicas".

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

AFP