Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un ciudadano opera una cámara a control remoto montada en un dron, el 9 de agosto de 2015, en la localidad estadounidense de Ferguson, Misuri

(afp_tickers)

Estados Unidos anunció este lunes que tiene la intención de obligar a los propietarios de drones a registrar sus aeronaves ante las autoridades, una medida que busca limitar los vuelos ilegales o peligrosos que actualmente se multiplican en el país.

El anuncio fue realizado en Washington por el secretario estadounidense de Transporte, Anthony Foxx, rodeado de altos funcionarios de la aviación civil y de representantes del sector del ocio y el entretenimiento, que se halla en pleno auge.

Los drones civiles --pequeñas aeronaves sin piloto conducidas a distancia-- son tanto juegos infantiles como artefactos ultrasofisticados empleados por aficionados a filmar desde las alturas.

La redacción detallada de las nuevas reglas fue confiada a un comité de treinta expertos, a quienes el gobierno pidió que dupliquen sus esfuerzos debido a la "urgente situación" y sobre todo que lo hagan antes del frenesí de las compras de Navidad.

"Tenemos la intención de avanzar rápidamente y espero que el grupo de expertos termine de elaborar sus recomendaciones a mediados de noviembre, con el objetivo de poner en marcha las reglas antes de mediados de diciembre", dijo Anthony Foxx durante una conferencia de prensa en Washington.

"Los pilotos han señalado este año haber visto el doble de aparatos aéreos sin pilotos que en 2014", añadió.

Hace días una persona fue acusada de haber hecho volar un dron en el centro de Washington. El artefacto aterrizó a unos centenares de metros de la Casa Blanca.

La Administración Federal de Aviación (FAA) estadounidense se enfrenta a una multiplicación de vuelos prohibidos de drones que generan problemas en materia de seguridad y respeto de la vida privada.

Los responsables del sector aéreo temen que se produzcan colisiones entre un dron y un avión comercial cuando despegan o aterrizando.

Los drones que filmaron las zonas afectadas por los recientes incendios que afectaron una parte de California perturbaron también las operaciones de los lanza agua.

En tanto, durante la última edición del US Open de tenis en Flushing Meadows, un partido fue interrumpido debido a la intrusión de un dron.

- La regla de los 120 metros -

La ley prohíbe teóricamente a un propietario de un dron hacerlo volar a más de 120 metros y/o cerca de un aeropuerto. Pero esa regla es ignorada a menudo, ya que algunos de estos aparatos pueden volar hasta 300 m de altitud.

En caso de que un dron viole un espacio aéreo sometido a restricción, las fuerzas del orden son a menudo impotentes actualmente, reconoció el secretario de Transportes.

"El problema consiste menos en localizar al dron que identificar a la persona que los maneja. El registro obligatorio está concebido para superar esa dificultad", aseguró.

"Se espera que se vendan más de un millón de drones durante la temporada de fiestas de fin de año. Y esto ocurre precisamente después de que la FAA registrara centenares de informes de pilotos que relatan haberse cruzado con un dron", destaca Tim Canoll, presidente de la Asociación de Pilotos de Líneas Aéreas, un sindicato que tiene 52.000 miembros en toda América del Norte.

Las nuevas medidas, según Foxx, son "un paso en la buena dirección hacia la seguridad en nuestro cielo".

La obligación de que los propietarios de drones se registren tendrá efecto retroactivo, agregó. Los aparatos más simples, que tienen una autonomía muy limitada y que son usados por niños, estarán exceptuados del registro.

AFP