AFP internacional

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, durante una rueda de prensa en la Casa Blanca en Washington, DC, el 5 de abril de 2017

(afp_tickers)

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, afirmó este miércoles que el presunto ataque químico en Siria ha cambiado su opinión sobre Bashar al Asad y amenazó con tomar una acción unilateral ante lo que calificó una "afrenta a la humanidad".

Al menos 86 personas, entre ellas 30 niños, fallecieron el martes durante un ataque en Jan Sheijun, una pequeña aldea de la provincia rebelde de Idlib. Los médicos sobre el terreno vieron todos los síntomas propios de un ataque químico: pupilas dilatadas, convulsiones y espuma que salía por la boca.

"Han cruzado varios límites (...). Cuando matas niños inocentes, bebés (...) eso es cruzar muchos, muchos límites, mucho más allá de apenas una línea roja", dijo Trump durante una conferencia de prensa conjunta con el rey Abdalá II de Jordania en la Casa Blanca.

"Su muerte es una afrenta a la humanidad. Esos actos de odio por el régimen de Asad no pueden ser tolerados", agregó, sin dar detalles de qué acciones podría tomar Estados Unidos.

Trump dijo que su "actitud con relación a Siria y Asad ha cambiado", en un claro cambio de postura del mandatario.

"Lo que ha pasado es inaceptable para mí", subrayó.

La embajadora de Estados Unidos ante la ONU, Nikki Haley, hasta amenazó con acciones unilaterales de Washington en Siria.

"Cuando Naciones Unidas fracasa constantemente en su tarea de actuar en forma colectiva, hay momentos en la vida de los Estados en los que nos vemos impulsados a actuar por nuestra cuenta", dijo Haley en una reunión de emergencia del Consejo de Seguridad.

- Voto pospuesto en la ONU -

Desde su inicio hace seis años, la guerra siria divide a Occidente y Moscú, bloqueando cualquier esfuerzo por poner fin al conflicto, que se ha cobrado más de 320.000 vidas.

Aunque Trump ha defendido en varias ocasiones un acercamiento a su homólogo ruso, Vladimir Putin, su administración tuvo un duro discurso respecto a Moscú este miércoles.

"¿Cuántos niños más tienen que morir antes de que Rusia actúe?", preguntó Nikki Haley ante el Consejo de Seguridad.

El secretario de Estado norteamericano, Rex Tillerson, se sumó a la demanda pidiendo a Rusia que reconsidere su apoyo al régimen de Asad.

"No tenemos ninguna duda de que el régimen sirio bajo el liderazgo de Bashar al Asad es responsable de este horrendo ataque", dijo Tillerson a periodistas.

"Y pensamos que es hora de que los rusos piensen muy cuidadosamente sobre su continuo apoyo al régimen de Asad", agregó.

El Consejo de Seguridad, reunido de emergencia, pospuso la votación de un proyecto de resolución presentado por Reino Unido, Francia y Estados Unidos para condenar el ataque y pedir que un panel de la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPAQ) y la ONU lo investiguen.

La votación será, como pronto, el jueves, para que las partes dispongan de tiempo suficiente para debatir el proyecto.

El embajador adjunto de Rusia, Vladimir Safronkov, consideró que la resolución occidental es precipitada y no es útil, pero aceptó una eventual "investigación objetiva".

- Agentes neurotóxicos -

La composición exacta de las sustancias del ataque en Siria no fue especificada, pero la organización Médicos Sin Fronteras habló de "un agente neurotóxico como el gas sarín"

Las víctimas empezaron a sufrir convulsiones cuando se encontraban en sus casas o en la calle en el momento del bombardeo, ocurrido el martes en Jan Sheijun, en Idlib, en el noroeste de Siria.

Este anuncio confirma lo constatado por los médicos en el terreno, que aseguraron que los síntomas de los pacientes fueron similares a los producidos por un ataque químico.

La Organización Mundial de la Salud anunció este miércoles que hay "signos compatibles con una exposición (...) a agentes neurotóxicos".

El miércoles, el ejército ruso disculpó en parte al régimen de Damasco aludiendo a informaciones "enteramente fiables y objetivas", según las cuales la aviación siria había bombardeado un "almacén" rebelde donde había "sustancias tóxicas", y al explotar el depósito éstas se habrían diseminado en la zona.

El martes por la noche, el ejército sirio había desmentido "categóricamente" las acusaciones en su contra.

Por su parte, la oposición siria criticó este miércoles las últimas declaraciones de Washington sobre el gobierno sirio.

"Hasta ahora, esta administración no ha hecho nada y ha adoptado una actitud de espectadora, haciendo declaraciones que dan al régimen la oportunidad de cometer más crímenes", afirmó el vicepresidente de la Coalición Nacional Siria, Abdelhakim Bashar.

Lo ocurrido amenaza con lastrar aún más la tregua en vigor en Siria desde el 30 de diciembre de 2016, que ya ha sido violada diariamente por bombardeos del régimen en bastiones rebeldes y por combates entre los insurgentes.

AFP

 AFP internacional