AFP internacional

Foto del 30 de abril de 2017 muestra a un miembro de las Fuerzas Democráticas Sirias (SDF) respaldadas por Estados Unidos, formado por una alianza de combatientes árabes y kurdos, en la ciudad de Tabqa, a unos 55 km al oeste de la ciudad de Raqa, en su batalla contra el grupo Estado islámico.

(afp_tickers)

Estados Unidos comenzó el martes a entregar armas pequeñas a los combatientes kurdos que combaten al grupo Estado Islámico en el norte de Siria, informó el Pentágono, cumpliendo una promesa que enfureció a Turquía.

Las transferencias de armas comenzaron antes de una próxima ofensiva para recuperar Raqa, el último gran bastión del grupo yihadista en Siria.

"Hemos comenzado a entregar armas ligeras y vehículos a los efectivos kurdos" de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), alianza árabe-kurda que combate a los yihadistas, dijo el portavoz del Pentágono, Adrian Rankine-Galloway.

Las armas incluyen AK-47 y ametralladoras de bajo calibre, agregó Rankine-Galloway.

El presidente Donald Trump aprobó este mes la entrega de armas a los combatientes de las Unidades de Protección del Pueblo Kurdo (YPG), provocando una gran condena de Turquía.

Ankara dice que las YPG están vinculadas a los separatistas del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) de Turquía, quienes han llevado a cabo una insurgencia desde 1984 que ha matado a más de 40.000 personas.

Las preocupaciones de Turquía con respecto al YPG fueron lo bastante significativas como para que Ankara lanzara su propia operación militar dentro de Siria en agosto de 2016, llamada "Escudo del Éufrates".

La operación tenía el doble objetivo de apuntar al Estado Islámico y a la milicia kurda, en particular para evitar que las YPG controlaran una franja contigua de territorio a lo largo de la frontera entre Siria y Turquía.

Las Fuerzas Democráticas Sirias ahora han avanzado a pocos kilómetros de Raqa en varios frentes, y este mes capturaron la ciudad estratégica de Tabqa y la represa adyacente de los yihadistas.

Washington ha tratado de aplacar a Ankara diciendo que las armas serán entregadas juiciosamente, y que las monitoreará para asegurarse de que no entren a Turquía.

El Pentágono insiste en que las FDS son la única fuerza de combate actualmente en el terreno capaces de apoderarse de Raqa.

Sin embargo, Washington debe lograr un cuidadoso equilibrio. Turquía es un aliado de la OTAN y el hogar de una base aérea clave que la coalición dirigida por Estados Unidos usa para golpear al Estado Islámico.

AFP

 AFP internacional