Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Unos periodistas llaman el 13 de noviembre de 2015 a la puerta de una casa en Londres donde se cree que vivió Mohamed Emwazi, identificado como 'Jihadi John', verdugo del grupo yihadista Estado Islámico

(afp_tickers)

Estados Unidos dijo este viernes que está "razonablemente seguro" de haber ultimado al verdugo más conocido del grupo Estado Islámico (EI), el británico "John el yihadista" ("Jihadi John"), en un ataque de dron en Siria que poco conforta a los familiares de sus víctimas.

Se cree que Mohammed Emwazi, el verdadero nombre del yihadista, decapitó personalmente, en videos que dieron la vuelta al mundo, a los periodistas estadounidenses James Foley y Steven Sotloff, así como a los cooperantes británicos David Haines y Allan Henning y el estadounidense Abdul Rahman Kassig.

También apareció en vídeos con los rehenes japoneses Haruna Yukawa y Kenji Goto antes de que fueran asesinados.

El yihadista fue atacado en la noche del jueves en una operación conjunta de Estados Unidos y Gran Bretaña en Raqa (norte de Siria), la capital de facto del califato proclamado en 2014 por el Estado Islámico.

"Estamos razonablemente seguros de que matamos al objetivo (...) 'Jihadi John'", dijo el viernes el coronel Steven Warren desde Bagdad en una rueda informativa a través de internet con la prensa en el Pentágono.

Warren aclaró que llevaría tiempo una confirmación final formal.

Tampoco las autoridades británicas están seguras de la muerte.

"Todavía no tenemos la certeza del éxito" de la misión pero la muerte de "este asesino bárbaro" sería "un golpe al corazón de Estado Islámico", dijo el primer ministro británico David Cameron a la prensa.

"Fue un acto en defensa propia, se hizo lo correcto", agregó el primer ministro.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), con sede en Inglaterra, dijo que cuatro personas murieron en un ataque en Raqa la noche del jueves.

El secretario de Estado estadounidense John Kerry, de visita en Túnez, aprovechó para lanzar un aviso: "los terroristas asociados a Daesh (el acrónimo en árabe de EI) deben saber esto: sus días están contados y serán vencidos", añadió.

"Tres drones" fueron utilizados en el ataque y "uno de ellos era británico", señaló un responsable estadounidense. Pero fueron los drones estadounidenses "los que lanzaron" los dos misiles Hellfire utilizados en el ataque, añadió.

- Alivio y "sentimientos encontrados" -

Los familiares de sus víctimas -que según la Casa Blanca fueron informados sobre el ataque antes de que éste se difundiera a la prensa- manifestaron alivio.

"Sentí alivio sabiendo que no aparecerá nunca más en ninguno de esos videos horribles", dijo a la televisión ITV Bethany Haines, hija de David Haines.

Sin embargo, "aunque deseaba mucho su muerte, también quería respuestas a las preguntas de por qué lo hizo, por qué mi padre, y qué ganó".

"Sentimientos encontrados hoy. Quería que el cobarde de la máscara sufriera del mismo modo que Alan y sus amigos, pero me alegro de que haya sido destruido", escribió en Twitter Stuart Henning, sobrino de Alan Henning.

En cambio, Diane Foley, la madre del periodista estadounidense James Foley, criticó que se hubieran hecho más esfuerzos para acabar con Emwazi "que para rescatar a esos jóvenes estadounidenses cuando estaban vivos".

La hermana de Sotloff, Lauren, escribió en tanto en Facebook que aunque "se hizo algo de justicia", "lamentablemente esto no cambia las cosas".

- Un golpe simbólico -

La posible muerte de Emwazi "es más bien un golpe simbólico", estimó Raffaello Pantucci, director de estudios de seguridad internacional en el instituto de análisis RUSI (Royal United Services Institute) de Londres.

"Tácticamente no va a cambiar nada para el grupo", añadió. Sin embargo, "eliminas a una figura muy prominente, demuestras que tienes un largo alcance".

Para Ranj Alaaldin, especialista en Irak y la violencia sectaria en Medio Oriente de la London School of Economics (LSE), el ataque "socava el aura de invencibilidad" del Estado Islámico.

Mohammed Emwazi, un programador informático londinense, nació en Kuwait en 1988 en una familia apátrida. Sus padres emigraron a Gran Bretaña en 1993 después de que sus gestiones para obtener la ciudadanía kuwaití fracasaran.

Apareció por primera vez en un video en agosto de 2014, en el que se muestra la decapitación de James Foley, un periodista independiente de 40 años que estaba desaparecido en Siria desde noviembre de 2012. El video, titulado "Un mensaje a América", suscitó condenas en el mundo entero.

Los testimonios sobre Emwazi le describen como un joven londinense sin problemas aparentes, aficionado al fútbol y a los videojuegos, que luego se radicalizó y se convirtió en un asesino "frío, sádico y despiadado", en palabras de un rehén.

El viernes las autoridades turcas anunciaron la detención en Estambul del británico Aine Lesley Davis, un presunto compañero de Emwazi.

El EI controla numerosos territorios en Irak y en Siria, devastada desde 2011 por un complejo conflicto que se ha cobrado más de 250.000 muertos.

Pero últimamente parece retroceder, atacado en ambos países por los ejércitos locales y bombardeado por la aviación rusa (en Siria) y por la coalición internacional liderada por Estados Unidos (en Siria e Irak).

AFP