Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

John Kerry (dcha) da la mano a Staffan de Mistura, enviado especial de la ONU a Siria, en presencia de Sergei Lavrov, tras la rueda de prensa que dieron este viernes 30 de octubre en el Grand Hotel de Viena

(afp_tickers)

EEUU anunció este viernes su primer despliegue militar en Siria para ayudar a los grupos antiyihadistas enfrentados también con el presidente Bashar al Asad, cuyo futuro dividió a los participantes en una reunión internacional en Viena.

EEUU enviará unos 50 efectivos de las fuerzas de operaciones especiales, incrementando su involucramiento en la lucha contra la organización Estado Islámico (EI), que ha extendido su poder en Siria pese a un año de bombardeos aéreos de una coalición liderada por Washington.

La Casa Blanca negó un cambio de política del presidente Barack Obama, que había prometido no desplegar fuerzas terrestres en la lucha contra el EI, que también controla grandes porciones de Irak.

"Nuestra estrategia en Siria no ha cambiado", afirmó Josh Earnest, portavoz de Obama, asegurando que las fuerzas especiales no tendrán "una misión de combate".

"El núcleo de nuestra estrategia militar en Siria es reforzar la capacidad de las fuerzas locales para enfrentar al grupo Estado Islámico en el terreno, en su país", subrayó.

Washington confirmó por otra parte el despliegue de aviones de ataque a tierra A-10 y cazas F-15 en una base aérea turca, en el mismo marco de lucha contra el EI.

Esos anuncios se hicieron en paralelo a una reunión en Viena para buscar una solución a la guerra civil siria, que en cuatro años dejó unos 250.000 muertos y provocó un éxodo masivo de refugiados hacia Europa.

- Discrepancias sobre el futuro de Asad -

La reunión no permitió superar la divisoria sobre el futuro de Asad, que cuenta con el apoyo de Rusia e Irán, en tanto que EEUU, al igual que Arabia Saudí y Turquía. lo considera un obstáculo para cualquier acuerdo.

En Viena, las dos partes "coincidieron en discrepar" sobre ese asunto, sintetizó el secretario de Estado norteamericano, John Kerry.

El proceso sigue sin embargo abierto, dado que dentro de dos semanas habrá una nueva reunión. Los participantes decidieron además pedir a la ONU que negocie un cese el fuego en el terreno.

EEUU, Rusia e Irán ratificaron además la integridad de Siria como Estado soberano. La reunión de Viena se amplió a 19 países, pero no contó con ninguna representación del régimen sirio ni de la oposición.

- Guerra a tres bandas -

Rusia se implicó en esta guerra a tres bandas desde el 30 de septiembre, en apoyo al régimen de Asad. Desde entonces bombardeó 1.623 "blancos terroristas", según un balance divulgado el viernes por el general Andrei Kartapolov, comandante de la operación.

Moscú afirma que centra su campaña en objetivos del EI, aunque muchas incursiones se realizaron en zonas controladas por los rebeldes.

En la mañana de este viernes, al menos 91 personas, incluyendo 17 niños, murieron en zonas bajo control rebelde del norte del país y de las afueras de Damasco, por ataques aéreos y disparos de cohetes de las fuerzas del régimen, indicó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH). La mayoría perecieron en Duma, al este de la capital.

AFP