Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un helicóptero C-47 Chinook del ejército estadounidense sobrevuela Mosul el 22 de febrero de 2017

(afp_tickers)

El gobierno estadounidense está investigando si el número dos de Al Qaida falleció en un ataque aéreo en Siria, reveló este martes una fuente a la AFP.

De confirmarse, la muerte de Abu Jair al Masri se convertiría en un gran golpe contra la red extremista.

Al Masri, de 59 años, era el yerno de Osama bin Laden, fundador de Al Qaida, y presuntamente la mano derecha del actual líder, Ayman al Zawahiri.

Nacido en Egipto, era una de las personalidades más importantes en haber estado vinculada a la organización antes de los atentados del 11 de septiembre de 2001, de acuerdo con el grupo Soufan, una consultora privada de seguridad e inteligencia.

"Fue en la casa de Al Masri en Kabul, Afganistán, que Jalid Sheij Mohamed explicó a los líderes de Al Qaida el plan para los ataques del 11 de septiembre", según Soufan.

Su presencia en el noroeste de Siria puso de relieve la importancia que tiene el país en la estrategia de la organización extremista, apuntan los analistas.

Al Masri, también conocido como Abdulá Muhamad Rajab Abdulrahmán, se unió a Al Zawahiri en la década de 1980, cuando éste pertenecía al grupo Yihad Islámica Egipcia, antes de que ambos se asociaran a Bin Laden en los años 1990.

La inteligencia estadounidense cree que participó en los atentados de 1998 contra las embajadas de Kenia y Tanzania.

En 2003 fue detenido en Irán con otros miembros de Al Qaida. Las autoridades lo intercambiaron en 2015 para lograr la liberación de un diplomático iraní capturado por la rama de Al Qaida en Yemen.

AFP