Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

EEUU investigará el "narcoterrorismo" de Hezbolá

Una pantalla retransmite un discurso del líder movimiento chiita Hezbolá, Hasan Nasralá, tras la decisión del presidente de EEUU, Donald Trump, de trasladar la embajada de su país a Jerusalén, el 11 de diciembre de 2017 en el sur de Beirut

(afp_tickers)

La justicia estadounidense anunció este jueves la creación de una unidad especial para investigar al movimiento chiita libanés Hezbolá, acusado de financiarse con el trafico de drogas.

Este grupo que estudiará "el financiamiento y narcoterrorismo de Hezbolá" (HFNT) está encargado "de investigar a individuos y redes que brindan apoyo a Hezbolá, y llegado el caso perseguirlos", detalló el departamento de Justicia en un comunicado.

"El departamento de Justicia moverá cielo y tierra para eliminar las amenazas de organizaciones terroristas a nuestros ciudadanos y detener la ola de una crisis de la droga devastadora", afirmó el secretario Jeff Sessions, en un comunicado.

La HFNT "utilizará todas las herramientas apropiadas para investigar activamente y perseguir a quienes brindan un apoyo financiero a Hezbolá con el fin de erradicar las redes ilegales que alimentan el terrorismo y la crisis de estupefacientes", añadió su adjunto, John Cronan.

Este anuncio llega en momentos en que Estados Unidos lucha contra la influencia de Irán y Hezbolá -dos enemigos de Israel- en la vida política libanesa.

Un exresponsable del departamento del Tesoro, Juan Zarate, dijo el miércoles en el Congreso que unas recientes operaciones contra una entidad de Hezbolá, llamada "Departamento de Asuntos Comerciales", "reveló los vínculos financieros y comerciales de Hezbolá y provocó arrestos en el mundo entero".

En diciembre, el departamento de Justicia pidió abrir una investigación sobre denuncias de que la administración del expresidente Barack Obama socavó un programa de la agencia antidrogas (DEA) para combatir supuestos lazos de Hezbolá con el narcotráfico.

El anuncio de finales de 2017 se realizó después de que la revista Politico informara de que el proyecto Cassandra, para combatir el tráfico de drogas por el grupo chiita libanés fuera boicoteado por el gobierno de Obama en aras de llegar a un acuerdo con Irán sobre su programa nuclear.

El acuerdo de julio de 2015 alcanzado entre Teherán y el grupo del 5+1 -Estados Unidos, Rusia, China, Reino Unido, Francia y Alemania- permitió levantar parte de las sanciones internacionales impuestas a Irán a cambio de garantías sobre el carácter exclusivamente civil de su programa nuclear.

Pero Edward Price, un exagente de la CIA que sirvió como portavoz del Consejo de Seguridad Nacional durante la administración de Obama, negó las acusaciones de la revista. Y afirmó que las fuentes que brindaron esa información trabajan actualmente para "organizaciones que se oponen ideológicamente al acuerdo con Irán".

El movimiento chiita forma parte de la lista estadounidense de organizaciones terroristas desde 1995. El Congreso adoptó en 2015 una ley que prevé sanciones contra los bancos que financian a sabiendas a Hezbolá.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes