Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

La gente pasea por Times Square, en Nueva York, el 21 de julio de 2017

(afp_tickers)

Estados Unidos confirmo por escrito a Naciones Unidas su intención de retirarse del Acuerdo de París sobre el clima pero seguirá participando en las negociaciones internacionales, anunció este viernes el Departamento de Estado.

Washington participará así en la próxima conferencia anual de cambio climático de la ONU, la COP23, que se llevará a cabo en noviembre en Bonn, Alemania. De acuerdo con el Departamento de Estado, "esta participación incluirá las negociaciones en curso sobre las líneas directrices para poner en marcha el Acuerdo de París".

"Estados Unidos puede comprometerse de manera constructiva en estas negociaciones", pero "un actor solitario decidido a retirarse del acuerdo de París no será escuchado si pretende debilitar o socavar el acuerdo", advirtió Andrew Steer, presidente de la organización internacional World Resources Institute.

Fiel a su promesa electoral, el presidente, Donald Trump, anunció el 1 de junio el retiro de Estados Unidos de este acuerdo para limitar el calentamiento global, firmado en diciembre de 2015 por 195 países en la capital francesa.

Trump consideró que el texto era negativo para la economía de su país aunque no descartó la posibilidad de reincorporarse al proceso tras su renegociación, si se concluye "un nuevo acuerdo que proteja" a Estados Unidos.

Ante la decepción expresada por los socios de Washington, su secretario de Estado, Rex Tillerson, había asegurado sin embargo que la primera potencia económica del mundo continuaría sus esfuerzos para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

- Abierto a regresar -

"Hoy Estados Unidos envió una comunicación a las Naciones Unidas (...) relacionada con la intención de Estados Unidos de retirarse del Acuerdo de París tan pronto lo permitan", dijo el Departamento de Estado.

Según los términos del acuerdo, la notificación oficial del retiro no podrá tener efecto antes de los tres años de su entrada en vigor, efectiva desde el 4 de noviembre de 2016. Por tanto, Trump no podrá denunciar oficialmente el acuerdo hasta finales de 2019. A eso le sigue un preaviso de un año para poder abandonar realmente el tratado.

En este momento, "a menos que Estados Unidos encuentre unos términos que permitan su regreso" al acuerdo, presentarán a la ONU "una notificación escrita formal de su retirada", precisó la administración estadounidense en su comunicación a Naciones Unidas.

El presidente "está abierto a regresar al Acuerdo de París si Estados Unidos encuentra términos que le sean más favorables, más favorables a su economía, a sus ciudadanos y a sus contribuyentes", aclara la nota.

Estados Unidos se encuentra muy aislado en la escena internacional en este asunto. La mayoría de las grandes potencias han denunciado la decisión de Trump y varios dirigentes han dicho querer hacerle cambiar de opinión, de acuerdo con el presidente francés, Emmanuel Macron.

"Podría pasar algo" con el acuerdo climático, estimó el presidente estadounidense tras un encuentro con su homólogo francés a mediados de julio en París.

También del lado estadounidense, un frente heterogeneo formado por legisladores, varios estados, diversas multinacionales e influyentes miembros de la sociedad civil se ha mostrado decidido a frustrar los eventuales efectos de la retirada, haciendo notar su determinación de seguir con los esfuerzos para reducir las emisiones de CO2.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP