Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El exprisionero de Guantánamo, Jihad Diyab, durante una protesta en la Plaza Independencia el 8 de setiembre de 2015 en Montevideo

(afp_tickers)

El gobierno de Barack Obama se mostró preocupado por la desaparición de un exdetenido de Guantánamo transferido a Uruguay, lo que alimenta el miedo de que los liberados de la prisión militar retomen las armas contra Estados Unidos.

Jihad Diyab, un sirio de 44 años transferido de Guantánamo a Uruguay por la administración Obama, salió de territorio uruguayo hace algunas semanas y cruzó la frontera con Brasil evitando los controles. Desde entonces su paradero es desconocido.

"Hubiera preferido que se quedara en Uruguay con los otros cinco detenidos" de Guantámano transferidos como refugiados a ese país, reconoció el jueves Lee Wolosky, enviado especial del Departamento de Estado para el cierre del centro de detención, durante una audiencia en la Cámara de Representantes, en respuesta a numerosas críticas de diputados republicanos.

Diyab es "un miembro de Al Qaida" especialista en papeles falsos, que está "tal vez" ayudando ahora en Brasil a otros extremistas, "tal vez de EI", a entrar a Estados Unidos o a atentar contra los Juegos Olímpicos de Rio, denunció Jeff Duncan, representante republicano de Carolina del Sur.

La administración Obama busca encontrar de aquí al final del mandato del presidente, en enero próximo, un país de acogida para 29 de los 79 detenidos de Guantánamo que tienen autorizado el traspaso.

Quedarían 50 detenidos que fueron juzgados no liberables de la cárcel que Obama prometió cerrar.

Pero la desaparición de Jihad Diyab complica la situación política para el presidente estadounidense, ya que reabre la preocupación de que ciertos detenidos transferidos retomen contacto con redes extremistas.

Según las estadísticas del gobierno, alrededor de 13% de los prisioneros liberados desde la llegada el poder de Obama han retomado o son sospechosos de haber retomado la lucha armada.

El porcentaje es mucho menor que el de los liberados bajo la presidencia de su antecesor, George W. Bush, que llegó a 35%.

El jueves, el enviado especial del Pentágono para el cierre de Guantánamo, Paul M. Lewis, indicó que 14 exprisioneros habían participado tras su liberación en ataques en los que murieron estadounidenses.

Pero su liberación de Guantánamo fue antes de la llegada de Obama al poder, precisaron ambos responsables.

"Los servicios de inteligencia estiman que ningún liberado después de 2009 tuvo responsabilidades en la muerte de estadounidenses", indicó Lee Wolosky.

Entre los 29 detenidos de Guantánamo que podrían ser transferidos a otros países, 22 son yemeníes, lo que complica aún más la tarea del gobierno estadounidense, que no quiere enviarlos a su país de origen, en plena crisis.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP