Estados Unidos emitió una orden que impide que acreedores de Venezuela tomen el control de la petrolera Citgo, que opera en ese país y cuyas acciones fueron puestas en garantía de un título de deuda pública.

La petrolera estatal venezolana PDVSA, de la cual Citgo es subsidiaria, debe pagar el próximo lunes 913 millones de dólares en capital e intereses del bono 2020.

Pero el departamento del Tesoro suspendió hasta el 22 de enero una licencia que permite a los acreedores tomar acciones de Citgo, lo que resguarda a la compañía, en manos de la oposición venezolana desde que Washington impuso sanciones contra el gobierno de Nicolás Maduro.

Hasta el 22 de enero "las transacciones relacionadas con la venta o transferencia de acciones de Citgo relacionadas con el 8,5% del bono PDVSA 2020 están prohibidas, a menos que estén específicamente autorizadas por la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC)", informó el Tesoro en un comunicado.

El jefe parlamentario Juan Guaidó, reconocido como presidente interino de Venezuela por medio centenar de países, agradeció a Estados Unidos por esta decisión que "ratifica la protección sobre los activos" del país con las mayores reservas de crudo.

"Seguiremos trabajando en todas las vías legales para lograr la protección irrefutable de este y todos los activos", añadió en un comunicado.

En 2016, el Legislativo, de mayoría opositora, declaró ilegal la emisión de ese título, que resultó de un canje de deuda por parte del gobierno de Nicolás Maduro, quien otorgó en garantía el 50,1% de las acciones de Citgo.

Pese a ese desconocimiento, el equipo de Guaidó pagó este año 71 millones de dólares en intereses.

Desde febrero, Citgo está dirigida por una junta designada por el líder opositor, a quien el gobierno de Donald Trump entregó el control de la compañía después de que invocó artículos de la Constitución para proclamarse presidente interino.

El Tesoro actualizó las sanciones contra Venezuela incluyendo una provisión específica para las acciones de Citgo.

La empresa, una refinadora y comercializadora de combustible clave para PDVSA antes de que Washington le impusiera severas sanciones a la petrolera estatal en enero, es vista por la oposición como un "motor" económico de la Venezuela post Maduro.

- Una victoria temporal para Guaidó -

La orden de Estados Unidos "implica que los acreedores del bono PDVSA 2020 no pueden embargar la garantía", explicó a la AFP Francisco Monaldi, un reconocido experto en energía de la Universidad Rice de Texas.

El especialista estimó que esta es una victoria "temporal pero importante" para el equipo de Guaidó, ya que "abre un espacio de negociación con los acreedores para evitar perder Citgo".

La semana pasada, la Asamblea Nacional de Venezuela, encabezada por Guaidó, ratificó la inconstitucionalidad del bono PDVSA 2020.

Antes de las sanciones, PDVSA exportaba diariamente 500.000 barriles de petróleo extrapesado para ser procesados por Citgo, que tiene tres refinerías y una red de estaciones de autoservicio en Estados Unidos.

La petrolera con sede en Houston también está en la mira de la minera canadiense Crystallex, después de que en julio un tribunal estadounidense determinó que la empresa podrá confiscar acciones de Citgo como compensación por la estatización de una mina en Venezuela en 2011.

Otra amenaza en el horizonte para Citgo es un fallo de marzo del Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones del Banco Mundial (CIADI), que determinó que Venezuela deberá pagar unos 8.700 millones de dólares a la petrolera estadounidense ConocoPhillips por su expropiación en 2007.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes