Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El secretario de Defensa de Estados Unidos, Ashton Carter, ejerce de anfitrión en una reunión de los ministros de Defensa de la coalición militar internacional contra el grupo Estado Islámico, el 20 de julio de 2016 en la base Andrews, Maryland, EEUU

(afp_tickers)

Después de dos años de lucha contra el grupo Estado Islámico (EI), este miércoles comenzó en la Base Aérea de Andrews una reunión de los miembros de la coalición militar internacional para analizar el curso de la guerra, mientras los yihadistas intensifican sus ataques en el mundo.

A pesar de que el EI ha perdido terreno en Irak y en Siria, estas últimas semanas reivindicó mortales atentados en Niza, Estambul, Bagdad y Daca, que dejaron centenares de muertos y heridos.

Y en Libia, la muerte de tres soldados franceses de las fuerzas especiales en misión contra "el terrorismo", anunciada el miércoles por París, viene a recordar que el grupo EI también está implantado en ese país de África del norte.

Esos ataques son "la primera preocupación de las discusiones", declaró Brett McGurk, el representante especial del presidente estadounidense, Barack Obama, en la coalición.

"Todos deberemos hacer más", recalcó el secretario de Defensa estadounidense, Ashton Carter, ante decenas de sus homólogos extranjeros reunidos en la Base Aréa de Andrews, en los suburbios de la capital federal.

"Tenemos que asegurarnos" de que las fuerzas iraquíes y los grupos sirios aliados de la coalición "tengan lo necesario para ganar la batalla" contra el yihadismo, y luego "reconstruir y gobernar sus territorios", insistió el jefe del Pentágono.

Haciéndose eco de las declaraciones del primer ministro francés, Manuel Valls, quien predijo "otros atentados" y "otros inocentes muertos", McGurk también advirtió durante una conferencia telefónica que "nadie puede decir que esos ataques se detendrán".

- El EI "no está acabado" -

El experto Michael Weiss sostiene que "el EI está golpeado pero no acabado". La organización extremista "perdió su capacidad de conservar grandes parcelas de territorio, pero no perdió su capacidad de realizar ataques (...) oportunistas", resume este especialista del centro de reflexión Atlantic Council en Washington.

Según la Casa Blanca, el EI perdió en Irak y en Siria respectivamente cerca del 50% y entre el 20% y el 30% de los territorios que había conquistado en 2014.

En Irak, tras la reconquista del bastión sunita de Faluya por las fuerzas iraquíes, la coalición se propone arrebatarles a los fundamentalistas islámicos la gran ciudad del norte del país, Mosul.

"Fortaleceremos los recursos de la coalición", aseguró Valls el martes de noche en París.

Pero Michael Weiss duda de que Mosul y Raqa, la "capital" del autoproclamado califato en Siria, vayan a ser "recuperadas" antes de que Obama concluya su mandato en enero.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), una ONG con sede en Londres, afirmó el martes que cerca de 60 civiles, incluidos varios niños, perecieron en Siria durante operaciones de la coalición cerca de una localidad controlada por el EI, en la provincia de Alepo.

Carter prometió este miércoles que habrá "transparencia" sobre las víctimas civiles producto de los bombardeos contra los yihadistas, que se investigarán esas acusaciones y que la coalición hará todo lo posible para proteger a los ciudadanos.

La ONG Airwars, basada en Londres, estima que unos 14.000 bombardeos de la coalición desde agosto de 2014 han dejado al menos 1.422 civiles muertos.

Mientras la guerra ha dejado hasta ahora unos 280.000 fallecidos y millones de refugiados y de desplazados.

- 2.000 millones de dólares para Irak -

El jefe de la diplomacia estadounidense John Kerry acaba de regresar de Moscú, donde acordó con las autoridades rusas intensificar la cooperación entre las dos potencias para intentar salvar la tregua y luchar contra los yihadistas.

La coalición también hablará de la era post-EI. En particular en Irak, que este miércoles será tema de una conferencia específica de donantes. Estados Unidos, Japón, Canadá, Alemania, Holanda y Kuwait prevén obtener 2.000 millones de dólares de donantes, según diplomáticos estadounidenses.

De hecho, Bagdad necesita dinero para que los refugiados retornen a las zonas reconquistadas y para reconstruir el país. "Ha llegado el momento de ayudar a Irak para la era posliberación", dijo en Washington su ministro de Relaciones Exteriores, Ibrahim al-Jaafari, quien invocó el espíritu del plan Marshall.

Las fuerzas iraquíes reconquistaron Faluya y avanzan en el valle del Tigris en dirección a Mosul. Recuperaron la base aérea de Qayyarah, a unos 60 km al sur de la ciudad, que será un "trampolín vital" para la ofensiva sobre Mosul, según militares estadounidenses.

Washington también anunció que enviará otros centenares de soldados a Irak para ayudar al Ejército gubernamental a combatir al EI y recuperar Mosul. Estados Unidos tendrá entonces algo más de 4.600 militares en ese país, del que había retirado unos 140.000 efectivos a fines de 2011.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP