Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un hombre pasa junto a un digestor junto a un matadero, donde se produce energía limpia con desechos, en Belén, Costa Rica, el 11 de marzo de 2016

(afp_tickers)

Líderes de Centroamérica y el Caribe se reunirán este miércoles en Washington en una cumbre organizada por el vicepresidente estadounidense Joe Biden, con el fin de impulsar fuentes de energía limpias en la región y cortar la dependencia de la alicaída Venezuela.

"Ese es el futuro. La energía renovable está creciendo", dijo el secretario de Estado, John Kerry, durante el 46º Consejo de las Américas, en Washington.

Durante el evento, el Departamento de Estado presentará un estudio comisionado el año pasado por el presidente Barack Obama -tras visitar Jamaica y asistir a la Cumbre de las Américas en Panamá- para analizar la cooperación energética con las dos subregiones, históricamente asediadas por los vaivenes de los precios petroleros.

"Más allá de la cuestión venezolana es muy ventajoso para estas economías avanzar hacia energías renovables", dijo Amos Hochstein, coordinador de asuntos energéticos internacionales del Departamento de Estado, durante un foro en el Atlantic Council, un centro de análisis en Washington.

Hochstein cree "les asegura un futuro, permite inversiones adicionales y los saca de la dependencia no solo de Venezuela sino de los fluctuantes mercados del petróleo y gas".

Uno de los desafíos para estos pequeños países es el financiamiento. En ese sentido los 15 países de la Comunidad del Caribe (Caricom) lanzarán durante la cumbre una nueva plataforma regional (C-SERMS) para coordinar inversiones a proyectos de energía limpia.

Igualmente, la organización de ayuda exterior de Estados Unidos USAID recibirá pedidos de financiamiento de proyectos, dijo Kerry.

El incremento de los precios de los combustibles en la última década aumentó la presión en muchos países de Centroamérica y el Caribe -quizás solo con la excepción de la petrolera Trinidad y Tobago- para hallar otras formas más baratas de energía.

Pero la cumbre deberá probar que aun con el desplome de los precios, la región puede dar el salto hacia una matriz energética más diversa y limpia.

Según Hochstein, la corrupción y la inexperiencia de los gobierno o presiones del sector de energías fósiles, retrasan los avances hacia las energías verdes, aunque muchos países han alcanzado "un progreso extraordinario".

"Lo sorprendente es que aunque la ventaja económica de las fuentes renovables se ha debilitado a medida que los precios caen, el liderazgo (político) en la región las sigue apoyando", dijo David Goldwyn, analista del Atlantic Council en Washington.

Una docena de jefes de gobierno y presidentes -incluyendo los mandatarios de El Salvador, Guatemala y Honduras-, vicepresidentes y otros funcionarios acudirán a la cumbre, que tendrá lugar en la sede del Departamento de Estado.

Cuba, en pleno proceso de acercamiento diplomático con Estados Unidos, fue invitada, pero no había confirmado la asistencia de un representante, dijeron fuentes estadounidenses.

Los líderes se reunirán con Biden -cuasi embajador de Obama para el hemisferio-, pero también tendrán encuentros a puertas cerradas con empresas del sector y organismos financieros internacionales como el Banco Interamericano de Desarrollo, representado por su presidente, el colombiano Luis Alberto Moreno.

La cumbre será un "intercambio sustantivo" para analizar maneras "individuales y colectivas para avanzar en la seguridad energética regional", dijo otra fuente diplomática estadounidense.

- Venezuela "en mente" -

El encuentro de alto nivel será una continuación y ampliación de la cumbre de 17 países caribeños, realiza en Washington en enero de 2015. En ese entonces acordaron reformas en la regulación energética.

Varios países del Caribe y Centroamérica dependen de Petrocaribe, un programa de la estatal venezolana PDVSA, que ofrece condiciones preferenciales de pago por el suministro de crudo: con años de gracia, bajos intereses y la posibilidad de intercambiarlo con productos agrícolas.

Por años Venezuela ha dejado retrasar los cobros de las deudas, una política que le ha tejido férreas alianzas diplomáticas con los países del Caribe y Centroamérica en organismos como la ONU y la OEA.

Pero a medida en que la potencia petrolera se sumerge en una crisis económica y de incertidumbre política que pone en riesgo la continuación de Petrocaribe, Estados Unidos busca acelerar las alternativas.

"No hay duda que Venezuela está en mi mente", dijo Hochstein, advirtiendo de las consecuencias de un colapso en el país suramericano en los países vecinos.

Si el mercado petrolero se recupera los países entrarán "nuevamente en el ciclo de endeudamiento creciente en un tiempo que Venezuela probablemente no podrá permitírselo", dijo el experto.

Los países caribeños y centroamericanos deben apurar la transición hacia otras fuentes de energía.

"El crédito de Petrocaribe ya no estará ahí (...) Por eso la necesidad de hacer esto lo más rápido posible ahora", afirmo.

En otra reunión durante la jornada, los líderes discutirán un amplio catálogo de temas de seguridad en las dos subregiones como el narcotráfico, fortalecimiento fronterizo y lucha contra el "terrorismo".

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP